HAY ALGO INEXPLICABLE EN LA SENSACIÓN DE ESTAR RODEADO DE MAR, EN QUE LAS FRONTERAS SEAN PLAYAS Y QUE LOS VECINOS NO SEAN SINO ACALLADOS PENSAMIENTOS DEL OTRO LADO DEL AGUA. LAS ISLAS SON ESCAPES SIN ESCAPATORIA, CÁRCELES Y PARAÍSOS EN NUESTRO ERRÁTICO AFÁN POR AISLARNOS DE LA VORÁGINE MUNDANA Y PARTICIPAR, AUNQUE SEA SÓLO UNOS POCOS DÍAS, DE UNA EFÍMERA UTOPÍA. EN 1624 EL POETA INGLÉS JOHN DONNE CÉLEBREMENTE AFIRMÓ QUE ‘NINGÚN HOMBRE ES UNA ISLA’ Y SIN EMBARGO, EN EL 2017 HAY ALGO DE ISLA EN TODOS Y CADA UNO DE NOSOTROS.

Seis viajeros insignes nos presentan sus islas favoritas y los datos que han reunido en sus muchas visitas. Del mediterráneo al pacífico sur, todos coinciden en que en el delicioso arte del viaje no prima la distancia recorrida para llegar al destino, sino el autoconocimiento, la dedicación y la capacidad de asombro del viajero.

MATHIAS KLOTZ
ROBINSON CRUSOE

Para uno de los arquitectos más importantes de Chile, los misteriosos encantos de Juan Fernández siguen siendo imbatibles. Las islas de Robinson Crusoe, Alexander Selkirk y Santa Clara triangulan la esencia misma de lo remoto, que hoy por hoy está en plena extinción. Tal vez es por esto que Klotz rápidamente define el destino como “Jurassic Park a sólo dos horas de Santiago”.

Nadie llega a Juan Fernández por casualidad. Nadie salvo el marinero escocés Alexander Selkirk, quien en 1704 naufragó en sus cercanías inspirando la célebre novela de Daniel Defoe, Robinson Crusoe. Este diminuto archipiélago ha visto piratas, tesoros, presos, expatriados y colonos llegar a sus prístinas costas, catalizando álgidas novelas, poemas y canciones que han recorrido el mundo entero.

Cuándo visitar: Entre septiembre y mayo, evitando el invierno del hemisferio sur.

Tiempo recomendado: En 10 días se logra recorrer las islas, realizar las principales actividades, pero por sobre todo sentir la desconexión y aislamiento que son fundamentales para entender su esencia remota.

Imperdibles: En 1935 las tres principales islas fueron declaradas Parque Nacional con una extensión de aproximadamente 9.900 hectáreas. Años más tarde la totalidad del archipiélago, incluyendo sus 14 islas hundidas, fueron declaradas Reserva Mundial de la Biósfera por la Unesco, por lo que los imperdibles, tanto al aire libre como bajo el agua, son muchos:

• Caminata desde la Bahía de Cumberland al aeródromo, con Rosita Recabarren
• Buceo en Puerto Francés, el Verdugo y los Chamelos, con Germán Recabarren o Marcelo Rossi
• Bosque de Luma en el Centinela (se puede ir sin guía)
• Salir de pesca con el Rudy
• Dar la vuelta a la isla en bote con la Sra. Ilka
• Paseo a caballo por la isla con los Balbontín
• El karaoke del pueblo (todos los jueves)
* Preguntar por cada referencia al llegar al archipiélago

Dónde comer: Las empanadas de langosta donde la Sra. Julia Chamorro, los helados donde Germán Recabarren, la comida en el Refugio Náutico de Marcelo Rossi.
Dónde dormir: En el Refugio de Marcelo Rossi, el Eco Lodge, o una de las cabañas del Polo.

Cómo llegar: Aerocardal opera vuelos entre Santiago y Robinson Crusoe hasta abril. El trayecto desde Santiago toma 2:15 horas a bordo de un Dornier 228, con capacidad para seis pasajeros. El precio del pasaje incluye transporte terrestre entre el aeropuerto y Bahía del Padre, y transporte marítimo entre Bahía del Padre y Cumberland, ida y regreso.
AEROCARDAL

M. GRACIA SUBERCASEAUX
CHILOÉ

Transgresora, aventurera y multifacética, son muchos los adjetivos que pueden decirse de una de las mujeres más viajeras de chile. Conductora de “mundo ad portas” del 13C, voz de “la buena vida” de radio paula, fotógrafa y busquilla incansable, para llegar a su isla favorita no necesita pasaporte, puesto que queda a sólo un par de regiones de santiago y a sólo un canal del continente.

Cuándo visitar: El consejo de “para evitar la lluvia” es mentira. A Chiloé se va con o sin lluvia, porque la volatilidad del clima es parte del paisaje y de la experiencia. Por lo mismo es un destino para todo el año (siempre y cuando se vaya bien aperado).

Tiempo recomendado: Varía según si se quiere conocer o simplemente estar. Ambos son válidos, por lo que es aconsejable visitar entre una y dos semanas.

Imperdibles: Lo que más disfruto en los destinos que visito son los mercados. En Chiloé es el Mercado Lillo, que además de frutas y verduras tiene todos los mariscos chilenos que me fascinan. Siempre vamos, compramos y cocinamos en la casa, pero estando allá es imperativo comerse un ceviche.

• El Muelle de las Almas en Cucao es una caminata que culmina en una obra inspirada en la mitología chilota: para cruzar al más allá, las almas errantes deben suplicar “¡Balseo!” al Tempilkawe (ser mitológico huilliche)
• El pueblo de Tenaún y la Isla Mechuque, para lo cual es recomendable arrendar un lanchón. Yo lo hago a través del capitán Luis Aguilar ([email protected] / +56995422309).
• También en torno a la mitología chilota está la isla Aucar, cerca de Quemchi, conocida como “La Isla de las Almas Navegantes”.

Dónde quedarse:
• El Tierra Chiloé me encanta; te atienden muy bien y tienen un lanchón de madera espectacular en el que se recorren los canales del archipiélago.

• El Centro de Ocio, que mira hacia Castro, también es excelente.
• En los palafitos hay varios hoteles pequeños, encantadores y de más bajo precio, particularmente el Hotel Palafito 1326.

Dónde comer:

• Insisto en el encanto del Mercado Lillo, insisto
• El Refugio de Navegantes (Av. Balneario 253, Dalcahue)
• Mar y Canela (Ernesto Riquelme 1212, Castro)
• Café del Puente (Ernesto Riquelme 1180 B, Castro)
• Café Magnolia (Eleuterio Ramírez 595, Castro)

Transporte: Lo más recomendable es volar a Castro y arrendar un auto. Muchos de los paseos son por el día, pero conviene tener movilización.

UGE COX
BALI

Socio y gerente general de expan tours, conductor de “mundo ad portas”, del 13 c por tres temporadas, y viajero de la comunidad faro, son pocos los lugares que uge cox no ha pisado. Sus viajes, por supuesto, no son como los de cualquier viajero amateur, sino que se estructuran en torno a un agudo entendimiento local, una minuciosa atención por el detalle y una fascinación altamente contagiosa por cada destino, nuevo o repetido.

Cuándo visitar: Pese a que en general es un destino para todo el año, la mejor época para visitar Bali es entre mayo y octubre.

Tiempo recomendado de estadía: Mínimo una semana y máximo… no me atrevo a decir. Esta no es una isla de pura playa, por lo que se necesita tiempo generoso para explorar su cultura y geografía con la detención
que merece.

Imperdibles: En general tras un día de calor y movimiento, la gente busca spots donde instalarse a ver la puesta de sol oyendo música y tomando una Bintang helada (Cerveza local). Para esto hay varios lugares, entre ellos el Potato Head en la playa Seminyak o el chiringuito en Batu Belig, en la playa Berawa, o en el bar State Bali que es bueno, bonito y barato. Por último, un clásico balinés que hay que hacer al menos una vez (en cuanto a puestas de sol concierne) es el Old Man’s, en Batu Bolong: un clásico, particularmente los viernes que se junta toda la taquilla surfista con los locales y turistas.

El área de Uluwuatu es famosa por tener las mejores olas para surfear y está llena de buenos bares para ver las puestas de sol, de los que mis favoritos son Kabron y Single Fin. Si después de la puesta de sol se quiere salir a bailar, recomiendo un bar infalible, repleto y entretenidísimo: La Favela, en Seminyak.

Dónde comer y qué comer: Mi barrio favorito es Canggu, un poco más al norte de Seminyak. De ahí son la mayoría de mis datos.

Para comer: mi favorito por lejos es el Betelnut Café, un clásico relajado donde siempre se come excelente, particularmente los smoothies y cheesecakes, que me atrevo a decir son los mejores de la isla. Si se está buscando un buen desayuno, recomiendo de todas maneras Monsieur Spoon, que tiene unas tartas de chocolate absolutamente adictivas.

Si andan en busca de muy buena comida balinesa, recomiendo ir a Warung Canggu, que además de ser excelente, es baratísimo. Ahí recomiendo probar los pollo satai, nasi goreng o gado-gado. Si se quiere un buen sushi, el Suksema en Canggu Plaza es la mejor opción.

Dónde quedarse: Hay muchas opciones, pero para algo distinto recomiendo el Desa Seni, un yoga retreat buenísimo (también en Canggu) con comida orgánica deliciosa.

*A propósito del Wellness: Otro imperdible de Bali, particularmente para los interesados en el bienestar integral, el yoga y la sanación, es Ubud; el famoso pueblo de artesanos y pintores en el centro de la isla.

Transporte: En Bali el mejor transporte es la moto, que es fácil y barata. Si no es lo suyo, lo segundo mejor es contratar un auto con chofer, porque no es fácil movilizarse en el caótico tráfico balinés, que además tiene muy mala señalización caminera y puede ser peligroso.