CON EL ESTILO DIRECTO QUE LO CARACTERIZA COMO COMENTARISTA, WALDEMAR MÉNDEZ CONFIESA QUE EXISTE UNA GUERRA FRÍA ENTRE EL PERIODISTA Y EL EX FUTBOLISTA. Y CON LA ECUANIMIDAD QUE TAMBIÉN ES SELLO SUYO, OPINA QUE ES COMPRENSIBLE QUE UN JUGADOR QUE VIENE DE UN MEDIO DE POCA CULTURA, SE PONGA SOBERBIO SI DE REPENTE SE ENCUENTRA CON 15 MILLONES DE EUROS POR AÑO. “PERO INDEPENDIENTE DE ESO -CONCLUYE- PARA MÍ SON TIPOS QUE LE HAN GANADO A LA VIDA”.


Texto Manuela Jobet Fotos Sebastián Utreras

En un juego donde simular es un arte, donde el encargado de impartir justicia no siempre lo hace en forma “ciega”, en el que la línea entre tener carisma y ser divo se cruza permanentemente, y donde al talentoso se lo exime del trabajo duro, encontrar a alguien honesto, justo, humilde y trabajador es una refrescante novedad.  

Waldemar Méndez (47) lleva 25 años en Chile. Llegó a los 17 a perseguir su carrera de arquero en un medio menos competitivo que el argentino. Su estatura no le iba a permitir ser un portero destacado, pero “en lo futbolístico no me arrepiento de nada de lo que hice. Fui súper serio, profesional y desarrollé una carrera en relación a mis capacidades, tampoco tenía para mucho más”. Es así como siempre pensó en su vida después del fútbol, una en la que no viviría a expensas de lo que una carrera exitosa y prolongada en Europa puede costear. Se capacitó para ser un comentarista deportivo sin tener las anchas espaldas de alguien con más nombre. Y su estilo directo, su análisis justo y su poco afán por los reflectores lo posicionan hoy como uno de los mejores del medio.

Continue reading →