MATEO, COMPETITIVO, AUTO DECLARADO HEDONISTA, ATEO, LIBERAL CON TROPEZONES SEXISTAS, BUENO PARA LA CONVERSA Y DESPLEGAR NOMBRES DE GRANDES PENSADORES. EL ABOGADO, CIENTISTA POLI?TICO Y ANALISTA DE LA ACTUALIDAD, CRISTÓBAL BELLOLIO, HABLA DE CÓMO HA LLEGADO A SER QUIÉN ES Y DESMITIFICA TODOS LOS RUMORES ACERCA DE LA BARBA MEDIA HIPSTER QUE ANDA TRAYENDO.


Texto Rita Cox Fotos Sebastián Utreras

Pertenece a esa nueva, refrescante y escasa fauna de académicos que, aunque cargados de máster, doctorados y harto término en inglés, no se quedan encerrados en las oficinas de sus universidades y cuando salen al mundo no hablan en difícil o, derechamente, no latean. Al contrario. Aunque durante esta entrevista Cristóbal Bellolio – profesor asistente de la Escuela de Gobierno de la Adolfo Ibáñez- no tuvo pudor en citar cien nombres de autores para él imprescindibles  -desconocidos para quien teclea estas páginas-, este abogado y doctor en filosofía política, especializado en las ideas de libertad, teoría política y religión, se las arregla sin mayor esfuerzo para ser entretenido. Lo hace tiñendo sus argumentos de vida real y cercana: desde fútbol (su fuente inagotable), literatura, figuras y trivia pop, cotidianidad y biografía.

Así se le escucha de lunes a viernes como analista en el programa radial La Prueba de ADN, junto a Andrea Arístegui y Gerson del Río. Así se le lee hace diez años en revista Capital, donde puede escribir del súper comentado libro feminista Teoría de King Kong, de la irrupción de los millennials en la escena política nacional, de los beneficios que podría tener eliminar el doblaje de los dibujos animados, y de todo lo que ataje su radar. El hilo conductor es la mirada liberal. Bellolio, ideólogo de Red Liberal, y en 2012 precandidato a la alcaldía de Providencia, tiene en pausa, pero no apagado, el interés de volver a ser un actor político.

De traje a cuadrillé en tonos cafés, camisa de jeans, peinado cuidadísimo y un casco de bicicleta elegido con pinzas llega al café de Pocuro que recomienda  para sentarse frente a la grabadora. Está a unas cuadras de su casa (es vecino de su amigo Hernán Larraín Matte), donde vive con su pareja, la fundadora del emprendimiento de moda Prilov. Juntos debutaron hace unas semanas como padres de una niña que eligieron llamar Roma, como la ciudad que a él le fascina y cuyo nombre antes había tatuado en una de sus piernas.  

Continue reading →