Si no soy perfecto
¿Cómo me visto?

VESTIRSE BIEN NO SE TRATA DE ADAPTARSE A LA OFERTA Y LA MODA, SINO DE QUE LA OFERTA Y LA MODA SE ADAPTEN A UNO. PARA UN AUTOANÁLISIS ADECUADO, SEA CUAL SEA SU CASO, LA PRINCIPAL HERRAMIENTA ES UN ESPEJO DE CUERPO ENTERO CON BUENA ILUMINACIÓN. UNA VEZ SOLUCIONADA LA UTILERÍA, A FIN DE NO COMETER ERRORES DEL TODO EVITABLES, DEBEMOS RECORDAR QUE ESTE ES UN ARTE EN QUE DEBE PRIMAR POR SOBRE TODO LA AUTOPERCEPCIÓN HONESTA Y, AUNQUE SUENE CLICHÉ, LA ACTITUD: POR LEJOS EL MEJOR ACCESORIO.


Ilustraciones Meche Sánchez

CHAQUETA

La chaqueta es un elemento fundamental tanto en invierno como en verano, puesto que cubre y disimula todo tipo de imperfecciones bajo una silueta estilizada, formal y casual. No obstante, tiene ciertos detalles que no deben perderse de vista: Los hombros: siempre en su lugar, que no sobre ni falte, pero que haya movilidad. En cuanto a la manga, recordar que debe siempre ser uniforme en su ancho, desde su nacimiento bajo el brazo hasta alcanzar el puño. Una manga ancha, o el síndrome de la “manga de mago”, acorta y engorda el brazo. Entre el botón del medio de la chaqueta y el ombligo, no debe nunca caber un puño. La chaqueta se cierra sobre la camisa rodeando el torso sin apretar como corset ni flotar como saco. El entallado funciona siempre y cuando se haga con precisión milimétrica, usarlo a discreción.

PANTALÓN

El largo del pantalón debe ser justo, cayendo recto hasta el zapato sin generar el temido efecto acordeón. En cuanto a su ancho, evitar del todo el fenómeno “jamón con pitillo”. Una pierna gruesa se ve mucho mejor con un poco más de espacio, sin tampoco caer en el pantalón-carpa. Poner especial atención al tiro, que influye sobre la percepción visual de la cadera. Un tiro largo acorta las piernas y agranda la cadera, mientras que un tiro corto hace todo lo contrario.

POLERAS

Si se tiene una ponchera, sea cual sea su envergadura, la polera debe ir suelta y llegar hasta la pretina del pantalón, cubriendo el botón. Esto se aplica tanto a camisas con cuello, como sin cuello. En esta materia, volvemos a insistir respecto al cuello en v: es un cuello, no un escote.

CAMISAS INFORMALES

Aquí el largo y ancho determinarán la factibilidad de llevarla fuera del pantalón: si es muy larga y ancha, debe necesariamente ir adentro. Por un tema de materialidad, a diferencia de las poleras, las camisas disimulan los rollos frontales y laterales en lugar de acentuarlos

CAMISAS FORMALES

La camisa formal tiene que necesariamente ir dentro del pantalón, el cuello tiene que quedar justo, sin apretar ni flotar, y el largo de las mangas no debe sobrepasar la muñeca. En cuanto a su ancho, volvemos a la “manga de mago”: evitar a toda costa



AYUDA DE EXPERTOS

Un error habitual es descartar una visita al sastre o a la modista, siendo que mandar a hacerse ropa a la medida, o bien adaptar la oferta del retail a las tallas propias, son herramientas esenciales, disponibles y sumamente efectivas.

Share this post