Relojes con historia

LOS RELOJES DE PULSERA HAN ESTADO CON NOSOTROS POR MÁS DE 100 AÑOS, ACOMPAÑANDO DE MUY CERCA AL HOMBRE EN SUS MAYORES HAZAÑAS Y AVENTURAS. DESDE LOS PRIMEROS VUELOS TRIPULADOS, CÉLEBRES CARRERAS PANAMERICANAS, TRINCHERAS DURANTE LAS GUERRAS MUNDIALES, E INCLUSO, CUANDO EL APOLO XI LLEGÓ A LA LUNA. ESTE APARATO DE MOVIMIENTO ETERNO HA SIDO LA HERRAMIENTA CLAVE Y EL TESTIGO DE PRIMERA LÍNEA.


Texto Daniel Pinto

PAUL Y LOS RECORDS

Es sin duda el Rolex más célebre, admirado y coleccionable del mundo. Cuenta la leyenda que por allá por 1963, Rolex saca al mercado su modelo Daytona, un cronógrafo inspirado en el famoso circuito norteamericano pensado para satisfacer las necesidades de los pilotos de carrera de la época. Lamentablemente para la marca Suiza, el reloj es un fracaso comercial, vendiendo muy pocas unidades en sus primeros años. De los distintos modelos de esfera que los clientes podían elegir para el reloj, había una llamada “Exotic Dial”, que tuvo aún menos éxito que la variante normal, y que podía pasar años en las vitrinas antes de venderse por su precio de la época de USD 300.

Durante la misma época aparece el gran Paul Newman en la escena Hollywoodense, el “King of Cool”, puro carisma y ojos azules, un tipo admirado por los hombres y deseado por las mujeres. Durante el rodaje de la película de carreras “Winning”, Paul se hace fanático del automovilismo y decide dedicarse paralelamente a cultivar una carrera como piloto. Es durante esta época que comienza a utilizar su Rolex Daytona con esfera “Exotic Dial”.

Pasan los años y su hobby se convierte en una exitosa carrera automovilística que lo lleva a los mejores circuitos del mundo (solo Paul Newman podría lograr algo así), siempre acompañado de su Rolex Daytona y el grabado que en su reverso le mandó a hacer su mujer, y que decía: “DRIVE CAREFULLY”.

El reloj comienza a ser exitoso comercialmente y luego… llegan los italianos! Así es, luego de que apareciera en la portada de una revista italiana usando su Daytona, los coleccionistas
de ese país comienzan a llamar “Paul Newman” al modelo de Daytona que llevaba la esfera “Exotic”. Y de la nada, nace la leyenda… El reloj, impulsado por el factor “cool” de Paul Newman, su constante aparición en los circuitos, y su escasez derivada de nulo éxito comercial al ser lanzado, se transforma en el santo grial de los coleccionistas, que comienzan a inundar las subastas con ofertas exorbitantes: USD 100.000, USD 500.000 y hasta 1 millón de dólares se llega a pagar por piezas en buen estado.
¿Y qué ocurre después? Bueno, Paul Newman hace otra de las suyas y sacude al mundo nuevamente. A principios de 2017 nace el rumor de que el Rolex Daytona “Paul Newman” original, el que perteneció al actor y fue lanzado a la fama por él, está en posesión de su ex yerno y será traído a subasta.

¿Cómo termina la historia?

El reloj es subastado en Noviembre, por 15 millones de dólares, destrozando todos los records de precios hasta ahora conocidos. El legendario Daytona del actor hoy descansa en la muñeca de un coleccionista anónimo, quien de seguro se siente sólo un poco especial por tener un pedacito del rey de Hollywood con él.

LOS 15 MINUTOS DE ANDY

Artista, genio, loco, provocador, fashionista, activista. Son muchas las descripciones que aplican al personaje de Andy Warhol, rey de la escena artística neoyorkina de los ´70 y creador de las obras más famosas del Pop Art. Un tipo atraído por la belleza de los objetos y que en su auge máximo fue seducido por el Tank de Cartier, uno de los diseños más icónicos y perfectos del siglo XX. Este reloj, lanzado inicialmente en 1917 y vigente hasta hoy, se inspira en las líneas de un tanque francés de la Primera Guerra Mundial y su forma rectangular ha sido imitada innumerables veces, pero nunca igualada. Durante los glamorosos ´70, el Tank era “el” reloj, la pieza de joyería “must have” de la elite, y Warhol llevó el suyo durante sus más célebres momentos.

Fue durante una alocada noche neoyorkina, cuando Cartier invitó a sus mejores clientes a su icónica boutique de la 5ta avenida, incluidos Rudolf Nureyev, Truman Capote y Paulette Goddard, que Andy se enamoró por primera vez del Tank, con sus formas rectangulares de oro y el inconfundible zafiro azul de su corona. Lo que más llama la atención y refleja el pensamiento del artista son sus palabras al ser consultado por su Tank: “No uso un Cartier Tank para ver la hora. De hecho, ni siquiera le doy cuerda. Uso el Tank porque es “el” reloj que hay que usar”.

Incluso Warhol se toma una célebre “selfie” con su cámara Polaroid (siempre fue un visionario), haciendo un homenaje a su preciado reloj. Otros famosos como Jackie Kennedy han sido grandes admiradores de este reloj, pero ninguno logró la relevancia de Andy Warhol, un personaje que calza perfecto con el estilo innovador del Tank, y que si bien en este caso nunca estaba a la hora, fue más que suficiente para ayudarlo a entender que, en el futuro, todos tendríamos nuestros 15 minutos de fama.

Share this post