Pangal Andrade

EL HOMBRE AVENTURA

UN HOMBRE AVENTURA, EL QUE NECESITA DE LA ADRENALINA O ALGUIEN QUE DISFRUTA DEL RUIDO DEL AGUA SIGUIENDO SU CAUDAL. ESTAS SON SOLO ALGUNAS DE LAS DEFINICIONES QUE PODRÍAN AJUSTARSE AL PERFIL DE PANGAL ANDRADE, ALGUIEN QUIEN HA PODIDO HACER TODO LO QUE LE GUSTA Y CON TOTAL LIBERTAD.


Texto Juan Andrés Vallejos Foto Sebastián Utreras

SE ACUESTA A LA DIEZ DE LA NOCHE, SE LEVANTA A LAS siete de la mañana. Comienza su día con 40 flexiones de brazos y 100 abdominales “solo para partir, para hacer algo”. No para, su ritmo de vida es acelerado, aventurero y conectado constantemente con la naturaleza. Desayuna avena con naranjas y palta sobre el pan integral que hace su madre. Un desayuno nutritivo y necesario para mantener su energía y dirigirse a lo que por estos días mantiene su cabeza ocupada: una casa propia construida por él mismo y diseñada por su padre.

“Siempre he tenido la suerte de que todo lo que he soñado y he querido en la vida me ha llegado. Lento, pero me ha llegado”, reconoce orgulloso quien preocupadamente martilla, corta y suelda todos los días cada parte de su futuro hogar. Cuesta entender de dónde saca todo ese estusiasmo y energía, pero para él la respuesta es simple: “Hay que creerse el cuento, pero no en un sentido soberbio o de creerse más que el resto, sino que respecto a la confianza en uno mismo”.

Bajo ese lema Pangal ha sumado un nuevo logro a su carrera: obtener el tercer lugar en la última versión del North Fork Championship, realizada en Idaho, Estados Unidos, y en la que participan los más grandes expertos del kayak a nivel mundial. No fue un camino fácil, solo pueden participar quienes reciben una invitación (las cuales no son más de diez) o mediante una clasificación en la que se debe competir contra otros centenares de aventureros. Tomó el desafío, clasificó y pudo posar como uno de los tres mejores a nivel mundial.

Un triunfo que no le quita la sonrisa y que comparte con sus casi 100 mil seguidores que tiene hasta el día de hoy en Facebook y 426 mil en Instagram. Fotografías, videos y transmisiones en vivo, es el contenido digital que fácilmente da a conocer al mundo de la forma más simple, con su teléfono. Pero uno especial para su estilo de vida, un smarthphone que es capaz de resistir hasta 1.5 m bajo el agua, el único que calza perfecto con la rutina outdoor que lo mantiene activo, el Samsung Galaxy S8. “Es un celular antiPangal”, reconoce entre risas. “Para muchos de mis amigos kayaquistas soy una completa envidia por este celular. Que pueda meterme al agua y que en ese mismo instante pueda tomarme una foto y compartirla es algo que les llama mucho la atención”.

Pero no es solo el hecho de tomar fotografías en el mismo momento en que se encuentra en medio de una aventura, sino que también la calidad de estas fotos lo que destaca. Pangal cuenta que gracias a su cámara Gear 360 puede capturar la totalidad de lo que lo rodea mientras realiza sus actividades. “Es espectacular. Después revisas los videos y puedes ver incluso lo que iba detrás de ti, como un pájaro, o de algo que lógicamente no te percataste”, asegura.

Cajón del Maipo, la cordillera y los árboles son algunas de las cosas que ofrece la vida salvaje y que provocan placer y calma en este hombre que parece nunca descansar. De hecho, se reconoce como alguien quien no aguanta mucho tiempo en Santiago y que solo lo visita cuando es estrictamente necesario. El amor y la conexión con la naturaleza es algo que va con él desde que tiene noción de su conciencia. Su familia lo crio siempre con un fuerte respeto a la madre tierra, enseñándole que todo lo que está presente en los paisajes tiene una razón de ser. Esta manera de ver la vida lo ha llevado a poder definirse como un alma libre. “Salir a la naturaleza es conectarse con la tierra, ser tú mismo con la soledad. Hay mucha gente que no puede estar en soledad y que no puede vivir sin el ruido de la ciudad, pero yo invito a todo el mundo a que se conecte con la tierra y con ellos mismos”.

Share this post