Mateo Chicharro

GUIÓN ADAPTADO

DESPUÉS DE ESTUDIAR EN CANADÁ LLEGÓ A CHILE CREYÉNDOSE SPIELBERG. TUVO QUE BAJAR EL MOÑO Y ADAPTARSE A LA REALIDAD CHILENA. EL 2018 ESTRENA AVES MIGRATORIAS, LA PRIMERA CINTA DE SU TRILOGÍA.


Texto Manuela Jobet Foto Sebastián Utreras

Estudió teatro en la Universidad Finis Terrae, pero al egresar descubrió que la actuación no era lo suyo. “Me evalué y me di cuenta que no iba a ser lo suficientemente bueno, que no cumpliría mis propias expectativas”. En su opinión, un buen actor tiene que sufrir de identidad, ser capaz de estar mutando en identidades constantemente, y ese era el gran tema de su vida. “Cuando yo estaba mejor conmigo mismo era cuando peor actuaba. Opté por mi sanidad mental”.

Entonces partió a Canadá a estudiar Producción Cinematográfica en Vancouver Film School. Fue un año intenso y productivo. Trabajó en series como The Flash donde, aunque sólo estuvo a cargo de prender y apagar una ampolleta, la experiencia le sirvió para conocer desde adentro el funcionamiento de la industria. Hizo también realizaciones independientes y cortos como Reconnect, el cual produjo y, meses más tarde, presentó en el Short Film Corner de Cannes 2016, espacio dedicado a exhibir trabajos de nuevos talentos.

De vuelta en Chile, en una industria aún incipiente pese a su expansión en los últimos años, debía hacerse un espacio para aplicar lo aprendido. “Llegué creyéndome Spielberg. Encandilado con este mundo nuevo. Y me pegué un portazo en la cara”. La realidad acá era muy distinta. El primer año estuve a punta de no. “Llegaba con presupuestos para poder armar un proyecto nuevo y me preguntaban quién era yo para pasarme esa cantidad de plata en una industria que ni siquiera existe”.

Así, se ajustó a la realidad chilena y repensó el concepto para armar una propuesta con el mismo nivel de profundidad, pero sin los costos de producción originales. Lo que empezó como una sola película se convirtió en una trilogía que pretende terminar en unos años, pero que ya tiene su primera cinta lista para estrenarse el segundo semestre de 2018: Aves migratorias.

La soledad. Ese es el hilo que cruzará las tres historias y que en la primera se abordará a través de la muerte, el duelo, la amistad; y la libertad que debiera tener cada uno para elegir cómo vivir esas experiencias. “Hace diez años se murió mi papá de un ataque al corazón. Se murió de repente, no me pude preparar y eso me descuajó del sentido de la vida. Para qué uno vive y hace las cosas que hace. Eso es lo que estoy tratando de cuajar con estas tres películas. Ver cómo la vida y la muerte te afectan y movilizan a cada uno de manera distinta”.

Su mayor desafío fue crear personajes atractivos con los que la gente se pueda sentir identificada. Lograr emocionar al espectador, dejándole algo que lo haga cuestionarse. “Si bien todo parte de una experiencia súper personal, uno tiene que tratar de eliminarse a uno mismo para hacer una historia comunitaria”.

 

Para leer más… Suscríbase a Revista SML
E-mail: [email protected]

Share this post