El manual de Carreño se toma las sábanas

CERCA DEL 80% DE LA INFORMACIÓN QUE NOS RODEA ESTÁ RELACIONADA CON SEXO Y SIN EMBARGO, A LA HORA DE LA ACCIÓN CARECEMOS DE CONSENSO ESCRITO EN TORNO A LA ‘ETIQUETA Y CORTESÍA AFTER-SEX’.

¿QUÉ ES ACEPTABLE Y QUÉ ES DETESTABLE? EL SECRETO ESTÁ EN LA EMPATÍA, LA DISCRECIÓN Y EN EL SENTIDO COMÚN. SE TRATA DE PEQUEÑOS GRANDES GESTOS QUE PUEDEN DESTRUIR LA MEJOR DE LAS QUÍMICAS O BIEN ASEGURAR UN PRÓXIMO ENCUENTRO DEL ÚNICO DEPORTE CON MÁS COBERTURA MEDIÁTICA QUE EL FÚTBOL.


Texto Richard Sharman Ilustración Cosima Zu Knyphausen

LOS 12 PEORES FAUX-PAS DEL AFTER SEX EN EL S. XXI

1. DAR LAS GRACIAS.
Un simple “gracias” hace que el sexo se transforme en favor o servicio. Por bueno que haya sido el encuentro, jamás lo agradezca (o al menos no en voz alta).

2. PREGUNTAR POR DESEMPEÑO.
La detestable pregunta de ¿cómo estuvo?
Si hace falta hacerla es porque no basta con la evidencia. Saque sus propias conclusiones al respecto.

3. TODA ACTIVIDAD TELEFÓNICA INMEDIATA.
Fatal, pero sumamente común. Ni en la mesa, ni en reunión y mucho menos en la cama. Los mil grupos de WhatsApp, el mail de la jefa, Instagram, etc. definitivamente pueden esperar. Esto es más importante.

4. LA NO-TAN-SUTIL MIRADA AL RELOJ.
“Uf qué tarde, mañana tengo que madrugar”. No lo haga. Si ese es efectivamente el caso, es lamentable, pero lo hecho está hecho: ahora aperrar y punto. Lo contrario equivale a botar a la otra persona de la cama.

5. ABANDONAR LA ESCENA.
Si bien es cierto que ciertas situaciones ameritan una salida de emergencia, lo que sí no puede hacerse es abandonar la escena sin explicación ni despedida alguna, cual ladrón. En caso de que la contraparte duerma al momento de la fuga, es imperativo dejar una nota escrita. (No, WhatsApp no cuenta).

6. ACOSTARSE Y DARLE LA ESPALDA A LA OTRA PERSONA.
No basta con permanecer en la escena. Hay sutiles conductas que son al sexo lo que el Tánax es a las hormigas, y esta es una de ellas. El lenguaje corporal íntimo es sumamente delicado, por lo que hay que manejarlo con pinzas tanto al comienzo de una relación como tras 50 años de matrimonio.

7. THE X FACTOR.
“Con mi ex hacíamos tal cosa”.
“A mi ex le gustaba tal cosa”.
“Esta es la primera vez que hago esto desde que terminé con mi ex”.
La palabra ex, al igual que el teléfono, no se toca en la cama. Tan simple como eso.

8. INSINUAR O INCITAR RANKINGS DE PERFORMANCE, EXPERIENCIA Y/O TAMAÑO.

Buscar aprobación, dentro y fuera de la cama, es otro veneno pasional. Evidencia inseguridades, a la par que inseguriza innecesariamente a la otra persona.

9. CONSEJOS DEL KAMASUTRA
En gustos no hay nada escrito y en técnicas tampoco. Hacer un review sexual es del todo detestable, en particular si nadie lo ha pedido. Esto es sexo, no entrenamiento ni lecciones del Kamasutra.

10. CORTESÍA BÁSICA
Como a cualquier otro invitado, a una contraparte sexual se le tiene que necesariamente ofrecer algo para tomar y comer sin que lo tenga que pedir.

11. PUDOR EXCESIVO
Esto trasciende el dilema de “luz prendida/ luz apagada” y se adentra en territorios de autoestima y seguridad, que son indiscutidamente un afrodisíaco universal. No se trata de ser o no ser un Adonis, sino más bien de sentirse a gusto en la propia piel y demostrarlo. Un 90% del mal sexo es producto de inseguridades autoimpuestas.

12. SALIR CORRIENDO A LA DUCHA
Meterse a la ducha inmediatamente puede tomarse como si te sintieras sucio o arrepentido de lo que hiciste. Simplemente espera un poco.

 

Share this post