Leonardo Farkas

Brillando por dentro

HAY ALGO EN LEONARDO FARKAS QUE PARA NOSOTROS LOS CHILENOS, ACOSTUMBRADOS AL LOW PROFILE, ACHICADOS, CONSERVADORES, RESERVADOS, AUSTEROS, NOS PUEDE PARECER CASI IMPÚDICO. Y ES QUE ES TANTO EL BRILLO, LOS BILLETES ONDEANDO EN LA MANO, LOS RISITOS FLOTANDO EN EL AIRE, LA SONRISA FLUORESCENTE, QUE PARECE QUE UNA BOLA DE ESPEJOS OCHENTERA HUBIESE QUEDADO GIRANDO SIN PARAR SOBRE SU CABEZA.


Texto Mat Mondaca

Pero todas esas luces se desvanecen al oírlo. Pasan los minutos y el artificio desaparece. Fade out, diría él, en uno de los cientos de giros americanos que sazonan su lenguaje. Algo muta, ya no se te hace tan extraño, se vuelve llano y surge un ser extremadamente sensible y de convicciones. Sí. ¡concha, este huevón es de verdad!, me pilló diciéndome con ganas de abrazarlo. Brillante Farkas, qué duda cabe. Pero de verdad les digo, este buen hombre, brilla por dentro.

Es difícil concentrarse bajo el fulgor de la inmensa lámpara de lágrimas multicolores que se suspende sobre nuestras cabezas, hecha cristal por cristal por encargo en algún taller de Murano. Una de las tantas joyas de la corona. Una lámpara de lágrimas que paradojalmente en su estallido arcoiris, sonríe. Al igual que leonardo Farkas, que perfectamente trajeado y enjoyado -yo me visto así para mí, aunque no vaya a ningún lado me explicara más tarde- con total amabilidad luego de ofrecer café y deliciosos panecillos, me mira fijamente y dice: Shoot.

¿Cuándo y dónde nace Leonardo Farkas?
Tough question… y es que he nacido demasiadas veces. Cuando decidí convertirme en músico, cuando me fui a EE.UU. y tocaba mañana, tarde y noche en los barcos por un plato de spaguetti, cuando decidí pasar de músico a entertainer, que no es un payaso, es un artista integral, cuando decidí dejar el showbusiness y convertirme en minero. Otra vida, comprarme ternos, otros colores. Soy de dedicarme 100% a las cosas. Sólo a la música le dediqué 20 años de mi vida. Tiempo completo. Y a los 24 años me gané mi primer millón. Libre de impuestos. Lo ahorraba todo, comía gratis, vivía en los hoteles y ahorraba. El pago y las propinas. Pasando el plato. Ahí fue cuando decidí que cuando fuera rico sería el mejor propinero del mundo.

Cuesta imaginarte bueno para ahorrar…
La gente cree que siempre tuve plata y que soy un heredero botando la plata de papá. No te digo que no he tenido un buen pasar. Pero no fui siempre rico. Y desde los 15 años que trabajo. Ya tenía mi propia orquesta. Partí recorriendo Chile con mi música y vendiendo cassettes por teléfono. La música fue siempre parte de mi vida. Según mi viejo yo a los 2 años tocaba el himno nacional en piano. Yo creo que exagera.

Pero estudié 15 años piano en la Escuela Moderna de música, estudié acordeón, trompeta, violín, estudié arreglo, dirección. Empecé a tocar en la orquesta del colegio y luego aniversarios, weddings, divorces, you name it…

 

Para leer más… Suscríbase a Revista SML
E-mail: [email protected]

 

Share this post