Kombucha por todos lados

Si el 2014 fue el año de la Kale, el 2017 promete ver la expansión global de la Kombucha. Si no la conocen, la kombucha, conocida también como hongo manchuriano, hongo de té u hongo chino, es una bebida fermentada de ligero sabor ácido obtenida a base de una fermentación de té endulzado. Podrá no sonar del todo apetecible, pero la brooklynización del mundo la ha sacado de la subcultura y transformado en todo un movimiento de wellness. Tanto se ha popularizado, que tiene incluso su propio verbo “boochear”, algo que ni el mismísimo café ha logrado.

Su popularidad se debe a la serie de beneficios para la salud que derivan de sus contenidos: Funciona como antibiótico eliminando infecciones recurrentes, alivia dolores crónicos de articulaciones, huesos y músculos, funciona como desintoxicante, renovando las energías y el bienestar general del organismo e incluso favorece el crecimiento y fortalecimiento del pelo.

Share this post