Josefina Cisternas

POP STAR

SE TIENE FE. TALENTOSA, PERSEVERANTE, JOVEN Y EXTREMADAMENTE BELLA, JOSEFINA CISTERNAS SE DIO A CONOCER AL GANAR EL CONCURSO ELITE LOOK MODEL EN 2008. ACABA DE INCURSIONAR EN EL CINE EN NO ESTOY LOCA DE NICOLÁS LÓPEZ, Y A SUS 24 AÑOS SE LA JUEGA POR SU CARRERA COMO CANTANTE Y COMPOSITORA.


Texto Manuela Jobet Foto Paulo Piña Agradecimientos: Estudio Algo Records

Vivió en Chile hasta los seis años y luego partió a Miami por el trabajo de su padre. Ahí estuvo hasta que la invitaron a participar en el concurso anual de la agencia de modelaje Elite Chile. Y lo ganó. “Siempre me intrigó el modelaje. Veía los catálogos de Victoria`s Secret y pensaba que quería estar ahí. Soy una amante de las cámaras y las fotos”.

Tras viajar por el mundo como modelo, se instaló por cuatro años en Brasil y hace tres volvió a Chile, su centro de operaciones. Al menos por ahora. “Estoy feliz acá, aunque no sé dónde voy a estar mañana. Si un día me despierto y me doy cuenta que no estoy feliz, me voy a ir. Si siento ganas de estar afuera haciendo otras cosas, lo voy a hacer”.

Donde vaya, lo hace escuchando música. Creció en una casa llena de instrumentos –su mamá toca guitarra, piano, batería, bajo-, de ahí su gusto y las ganas de construir una carrera en torno a ella. Cuando no está componiendo está escuchando rock, pop o hip hop. Fanática de Coldplay, confiesa que Paris in the rain de Lauv es su favorita del momento. “La música tiene un efecto muy fuerte en mí que afecta mi estado de ánimo. Si estoy de mala y me ponen una canción que me gusta, se me pasa altiro”.

Aunque no ha dejado el modelaje -de hecho su manager es la propia directora de Elite, María de los Ángeles Paul-, lo ve como un complemento de su nueva faceta y como el trampolín que la ha llevado a hacerse un espacio. “El modelaje me abrió muchas puertas para entrar al mundo de la música. Me han invitado a varias tocatas, eventos y así me he ido dando a conocer”.

Su año empezó movido. Debutó como actriz en la película No estoy loca de Nicolás López y fue alabada por la crítica, viene llegando de Los Ángeles donde fue parte del último videoclip de Zander Bleck -con quien planea hacer una versión de la canción en conjunto- y se prepara para un proyecto televisivo del que aún no puede dar detalles. “Estoy trabajando en música nueva, con productores de afuera y de acá. Es un proceso muy largo que no se sabe cuándo va a terminar. Me gustaría sacar mis canciones, promocionarlas y hacer tocatas en vivo o irme de gira. Me encantaría poder telonear a algún artista”.

Siendo muy joven ya has tenido una larga carrera profesional, ¿sientes que te has saltado etapas de la vida?
Viéndolo de afuera podrían decir que sí, pero siempre he sido más avanzada. En el colegio, por ejemplo, no encajaba en las conversaciones de mis compañeros. Siempre supe que yo era así, que todo lo que viví tenía que vivirlo en el momento que me tocó. Si hice lo que hice en su minuto, fue porque así quería hacerlo y hoy eso me hace sentido. Si me salté etapas fue porque tenía que ser así.

¿Te ha pesado no entrar a la universidad?
En una época me persiguió eso, porque sabía que me podría dar seguridad, un plan B. Pero nunca se dio, nunca tuve cuatro años de calma para meterme a estudiar, y ninguna carrera me gustaba mucho. Yo soy artista y siento que las cosas que hago no son estudiables, se aprenden haciendo y dejando que la vida sea una enseñanza. Si quisiera ser doctora sería diferente, pero para ser artista no lo veo tan necesario.

¿Qué fue lo que más te hizo feliz como modelo?
Cómo he llevado como persona este proceso, las decisiones que he tomado más que los logros o títulos. La manera en la que he ido tanteando y tomado las decisiones que me trajeron a donde estoy hoy. Era muy chica cuando partí y no me perdí en ese mundo, porque siempre estuve enfocada en mi hambre por lograr cosas.

¿Por qué decidiste dedicarte a la música?
Me dejé llevar, que mi música hablara por sí misma y se diera todo de manera natural, sin las trabas propias de pensar si lo que hago es bueno o malo. Y siento que salieron cosas buenas.

¿Empezaste a componer de chica?
Sí, pero siempre botaba lo que hacía, no me gustaba. Todo lo encontraba malo y no me tenía fe. Hace tres años comencé a componer de nuevo, estando más madura, y me empezó a encantar lo que escribía.
Mis canciones dependen mucho de mi estado sicológico. Me tiene que haber pasado algo fuerte, a mí o a alguien muy cercano, y eso me hace sentarme, enfocarme y escribir cosas power. Sacar mis emociones.

¿Qué género te representa más?
Ahora estoy escribiendo harto y todo muy distinto. Cosas acústicas, jazz, rock, pop. Pero pop en un sentido amplio de la palabra. Música popular, para un público masivo.

¿Cuál es tu principal objetivo como cantante?
Mi meta no es ser híper famosa. Todo bien con eso, pero no es lo que me mueve. Me mueve la pasión que tengo por la música, su lado más artístico. No te estoy mintiendo cuando digo que la fama para mí es una consecuencia. Hago música por una satisfacción personal, por quedar contenta en estos años que pasan tan rápido. No le quiero demostrar nada a nadie. Hago esto porque quiero compartir mi arte con el resto. La música para mí tiene una gratificación inexplicable, a otro nivel. Hacer que otros se identifiquen con mis canciones y lograr tocar un botón en ellos sería increíble. Mi meta es que harta gente me escuche.

¿Te gustaría hacer un concierto masivo?
Sería lo máximo que me podría pasar en la vida. Feliz.

¿Has sentido buena acogida con tus canciones?
Sí, tengo una red de soporte muy fuerte que me impulsa a seguir. Me siento apoyada y acogida por mi gente y eso me empuja. En estas cosas te dicen que no mil de veces, pero hay que seguir para marcar la diferencia. Yo no me doy por vencida, insisto.

¿Has dejado mucho de lado para estar donde estás?
No. Y que bueno, porque pienso que hay cuatro pilares que son fundamentales para la felicidad: mi vida social, amorosa, mi familia y mi carrera. Si uno de esos no está, me cuesta seguir. Si sacrifico algo de eso, el resto no me va a salir bien o no voy a ser feliz. He hecho sacrificios y he cedido en varias cosas, pero he encontrado el equilibrio para no sentirme infeliz en el proceso. La vida es tan corta que siento que no vale la pena cumplir los sueños siendo infeliz.

¿Cómo llegaste a ser parte del elenco de No estoy loca?
De forma muy normal. Fui a un casting, me llamaron de vuelta y quedé. Mi experiencia en la película fue una de las mejores que he tenido en mi vida. Tuve que desarrollar mucho mi paciencia y entender cómo funciona ese mundo. Aprendes que el proceso es lento, que no todo es programado ni organizado.

¿Te sentiste incómoda por no tener formación de actriz?
Yo me sentí muy cómoda. Me acogieron, me dieron las herramientas y me enseñaron mucho. Y creo que si bien el tema de la actuación se puede estudiar y perfeccionar, es un talento innato. Para mi gusto, no cualquiera puede estudiar teatro y ganarse un Oscar, y puedes poner a actuar a alguien que no ha estudiado y lo puede hacer muy bien. Es súper relativo. Uno tiene o no la habilidad de proyectar un personaje.

Share this post