9 errores imperdonables en el vestir

En el error está el aprendizaje, y por lo mismo es que a porrazos aprendemos a caminar, andar en bicicleta, enamorarnos y también a vestirnos. La prueba del aprendizaje, sin embargo, está en la reincidencia: existen ciertos errores cuya reincidencia merece una multa, un prontuario, e incluso cadena perpetua.


El calcetín muy corto: Al vestirse formal es fundamental que jamás se vea pierna por sobre el calcetín: ni parado, ni sentado, ni de piernas cruzadas.

_____

Anteojos de sol…de noche: Imperdonables. A nadie lo encandila la luna y Santiago no es Jersey Shore.

_____

Zapato punta: El zapato en punta es al hombre lo que el alerón es al auto: inaceptable. Contra todo pronóstico, sin embargo, el zapato en punta sigue vivo, soliendo ser visto de noche, junto a otras fechorías callejeras  como los pantalones corte de bota y el imperdonable exceso de gel.

_____

Sandalias con calcetines: ¿Por donde partir? Sandalias con calcetines son un oxímoron visual. Si hace frío como para usar calcetines, entonces use zapatos. Si hace calor como para usar chalas, entonces no use calcetines. Sencillísimo.

_____

La polera “chora”: Ttambién conocida como la polera “Catador de minas”, “100% Piscolero”, FBI (Female Body Inspector), etc. Nadie necesita decirlo, nadie quiere saberlo y no es chistoso. Fin.

_____

El cigarro electrónico: Pese a que el cigarro hace pésimo, la gente se ve bien fumando; es un hecho estético. Vale decir, sin embargo, que esto no se aplica por ningún motivo al cigarro electrónico. No es que la gente se vea mal propiamente tal, sino más bien ridícula, que tampoco es aconsejable.

_____

La sobredosis del cuello en V profundo: No hay temperatura que sea capaz de justificar un cuello en V inferior al esternón. No es sexy ni atrevido, sino del todo desacertado.

_____

El palo de selfie: A estas alturas nadie puede juzgar las selfies, seamos sinceros. No obstante, efectivamente hay un límite que rompe el deseo, y ese límite es este siniestro artefacto.

_____

El abominable traje negro brillante: El traje negro brillante se roba todas las miradas por todos los motivos equivocados.  A lo lejos los optimistas atribuyen su curioso acabado a un error de planchado, pero lo cierto es que no se trata de un error, sino de un horror. Son pocas las cosas brillantes que le quedan bien al hombre y este traje definitivamente no es una de ellas.

_____

Ilustración Isidora Sepúlveda

Share this post