MR. TATOO

EN LOS SIETE MESES QUE LLEVA FUNCIONANDO, EL TALLER DE TATUAJES CAVALERA DE MAX COSTABAL (25) HA ESCULPIDO CIENTOS DE TATUAJES Y SE HA POSICIONADO COMO UN ESPACIO ÚNICO EN SANTIAGO GRACIAS A SU PROPUESTA TÉCNICA Y ESTÉTICA DE PRIMER NIVEL.


Texto Manuela Jobet  Foto Sebastián Utreras

 

SEGÚN CIFRAS RECIENTES DE ADIMARK, 2 DE CADA 10 CHILENOS mayores de 15 años tiene al menos un tatuaje en el cuerpo. Pero Max Costabal sobrepasa con creces esos números. Tiene más de 30 desplegados en su cuello, cabeza, brazos, manos y unos pocos en sus piernas. Todos son negros. El primero -una raya en la palma de su mano que más bien parece una hecha con lápiz pasta- se lo hizo por error cuando probaba el funcionamiento de las máquinas para tatuar. Era un amateur. Había armado la máquina guiado por tutoriales de YouTube y su gusto por el dibujo lo motivó a improvisar en esta técnica. Hoy guarda esa primera marca permanente –la que además reconoce ha sido una de las más dolorosas- como una de sus más preciadas. A ella se suman rosas, mandalas, figuras geométricas y calaveras, sus preferidas.

De chico quiso dedicarse al diseño automotriz. Y no es casualidad. Hijo de Eduardo Costabal, quien por décadas ha estado ligado a esa industria, de él heredó su gusto y cercanía con ese mundo.Pero después de estudiar Arte y Diseño Industrial y de pasar horas sentado frente al computador, se dio cuenta de que eso no era lo
suyo. Dejó la universidad, vendió su auto y partió a un viaje familiar por Europa. Pero dos días antes de volver a Chile, le notificó a su papá (instalado en Barcelona hace algunos años) que se quedaba con él porque quería hacer cursos de tatuaje. Y se quedó.

Dos años después volvió a Chile sin conocer a nadie del rubro, pero con la idea de expandir la industria y de montar un sitio de calidad, tal como los que conoció en su paso por España. Instalado en Santiago, vendía ropa en Scalpers y Hackett y en paralelo tatuaba a conocidos en su departamento. Fue ahí cuando el dueño del Jardín Mallinkrodt lo contactó con la idea de darle un aire más cultural y artístico a su propuesta. Y nació Cavalera, el estudio de tatuajes de Max Costabal junto a su hermano Eduardo y a José Carrasco, ambos Ingenieros Comerciales.

En los 70 metros cuadrados que tienen, armaron un lugar con un particular cuidado por los detalles. Paredes negras combinadas con tuberías metálicas y bronce. Lavamanos industriales que se trajeron de Alemania. Sillas importadas de Estados Unidos. Un conjunto de elementos que vive en armonía y que da vida a un espacio que evoca a las construcciones típicas de Brooklyn, gracias al diseño y arquitectura de la oficina Black Marí.

Para leer más… Suscríbase a Revista SML
E-mail: [email protected]


GUIÓN ADAPTADO

DESPUÉS DE ESTUDIAR EN CANADÁ LLEGÓ A CHILE CREYÉNDOSE SPIELBERG. TUVO QUE BAJAR EL MOÑO Y ADAPTARSE A LA REALIDAD CHILENA. EL 2018 ESTRENA AVES MIGRATORIAS, LA PRIMERA CINTA DE SU TRILOGÍA.


Texto Manuela Jobet Foto Sebastián Utreras

Estudió teatro en la Universidad Finis Terrae, pero al egresar descubrió que la actuación no era lo suyo. “Me evalué y me di cuenta que no iba a ser lo suficientemente bueno, que no cumpliría mis propias expectativas”. En su opinión, un buen actor tiene que sufrir de identidad, ser capaz de estar mutando en identidades constantemente, y ese era el gran tema de su vida. “Cuando yo estaba mejor conmigo mismo era cuando peor actuaba. Opté por mi sanidad mental”.

Entonces partió a Canadá a estudiar Producción Cinematográfica en Vancouver Film School. Fue un año intenso y productivo. Trabajó en series como The Flash donde, aunque sólo estuvo a cargo de prender y apagar una ampolleta, la experiencia le sirvió para conocer desde adentro el funcionamiento de la industria. Hizo también realizaciones independientes y cortos como Reconnect, el cual produjo y, meses más tarde, presentó en el Short Film Corner de Cannes 2016, espacio dedicado a exhibir trabajos de nuevos talentos.

De vuelta en Chile, en una industria aún incipiente pese a su expansión en los últimos años, debía hacerse un espacio para aplicar lo aprendido. “Llegué creyéndome Spielberg. Encandilado con este mundo nuevo. Y me pegué un portazo en la cara”. La realidad acá era muy distinta. El primer año estuve a punta de no. “Llegaba con presupuestos para poder armar un proyecto nuevo y me preguntaban quién era yo para pasarme esa cantidad de plata en una industria que ni siquiera existe”.

Así, se ajustó a la realidad chilena y repensó el concepto para armar una propuesta con el mismo nivel de profundidad, pero sin los costos de producción originales. Lo que empezó como una sola película se convirtió en una trilogía que pretende terminar en unos años, pero que ya tiene su primera cinta lista para estrenarse el segundo semestre de 2018: Aves migratorias.

La soledad. Ese es el hilo que cruzará las tres historias y que en la primera se abordará a través de la muerte, el duelo, la amistad; y la libertad que debiera tener cada uno para elegir cómo vivir esas experiencias. “Hace diez años se murió mi papá de un ataque al corazón. Se murió de repente, no me pude preparar y eso me descuajó del sentido de la vida. Para qué uno vive y hace las cosas que hace. Eso es lo que estoy tratando de cuajar con estas tres películas. Ver cómo la vida y la muerte te afectan y movilizan a cada uno de manera distinta”.

Su mayor desafío fue crear personajes atractivos con los que la gente se pueda sentir identificada. Lograr emocionar al espectador, dejándole algo que lo haga cuestionarse. “Si bien todo parte de una experiencia súper personal, uno tiene que tratar de eliminarse a uno mismo para hacer una historia comunitaria”.

 

Para leer más… Suscríbase a Revista SML
E-mail: [email protected]


EL ARTISTA ESTRELLA

Este sin duda ha sido el año del chileno Ignacio Gana. Fue elegido como el artista oficial para los Latin Grammy Awards gracias a su óleo sobre tela Pasión por la Música, reconocimiento que lo llevó -tras una selección a nivel mundial- al evento más importante de la música Latinoamericana, plasmando su obra en las invitaciones y póster oficial del evento, así como en la portada de la revista anual de los Latin Grammy. Obra que además formará parte de la colección de la Academia de los Grammy.

Condecorado en el evento como el Artista del Año, Gana fue elegido también entre los 18 artistas más influyentes de Miami y hoy está de gira de exposiciones en el marco de “The Golden Splash Tour”, donde su arte se mezcla con la maestría culinaria de Walter Martino, elogiado como el chef más lujoso del mundo. Las obras de Gana junto a los espectaculares platos de Martino, serán parte del circuito de arte que se realiza en Estados Unidos: Art Basel en Miami, New York Fashion Week y la entrega de los premios Oscar en Hollywood.

Para leer más… Suscríbase a Revista SML
E-mail: [email protected]


FAMILY BUSSINES

SU CASA TIENE MÁS DE 100 PIEZAS Y EN SU COMEDOR RECIBEN DECENAS DE INVITADOS DIARIOS. LA CALIDEZ Y CERCANÍA CON LA QUE LOS SANZ ATIENDEN EL RECIÉN REMODELADO HOTEL BOUTIQUE BIDASOA Y EL CLÁSICO RESTAURANT PINPILINPAUSHA TIENE UN NIVEL DE DETALLE Y DEDICACIÓN QUE SÓLO PUEDEN ALCANZAR POR EL HECHO DE HABER CRECIDO EN ESTOS ESPACIOS.


Texto Manuela Jobet Foto Sebastián Utreras

El restaurante del hotel Bidasoa es, para sus silenciosos y egoístas fanáticos, un oasis en Santiago. Uno de los secretos mejor guardados de nuestra capital. Nadie quiere exponerse a perder su lugar en este reducto culinario extraordinario, por lo cual no se corre la voz.

Uno de los magnetismos del restaurante, más allá de su carta deliciosa, está en los personajes de la familia que lo maneja. Atractivos y simpáticos, cada uno de los hermanos y hermanas Sanz son, podría decirse, parte fundamental de la decoración. Siempre se puede ver ahí a alguno dando vueltas. Se les ve disfrutando, probando, compartiendo con los clientes y amigos, pero lo cierto es que están trabajando.

Más que un negocio, esto es para ellos su casa. Una tradición familiar que empezó en Chile hace 77 años con el icónico restaurant Pinpilinpausha –del que también son dueños-, y que hoy sigue corriendo por las venas de esta familia, que en unas semanas inaugurará la extensión del hotel Bidasoa encabezada por tres de los hermanos Sanz Raab: Mauricio, Maritxu y Andrea.

Todo lo que tiene Bidasoa es Sanz. Los platos de la carta -donde hay una generosa y gustosa parte dedicada a comida vegana, sin gluten y baja en carbohidratos-, así como la oferta de vinos que incluye un apartado sin sulfitos, son un concreto y fiel reflejo de una necesidad que parte de ellos mismos por mantenerse sanos en medio de una rutina de trabajo que no conoce de horarios. Manifiesto que también se traduce en la música que suena de fondo, en la decoración de cada rincón, en el ambiente. Nada está ahí al azar.

Emplazado en pleno barrio Vitacura, pese a la nueva escala que tendrá el nuevo proyecto –pasará de 35 a más de 100 piezas-, su sello está en no perder el status de hotel boutique, status que tiene como premisa la inclusión de sus dueños y que ahora se intensificará más aún cuando sus papás Mauricio Sanz y María Elena Raab, junto a dos de sus hijas, se vayan a vivir ahí. ¿Qué mejor? Atención personalizada las 24 horas, comida a la carta, room service, piezas decoradas por Grisanti+Cussen, jardín con una sensata piscina y un concurrido bar. El sueño de cualquiera. La tradición tiene un punto de encuentro con la innovación.

“Buscamos lugares que se note que tienen vida, espíritu, tiempo. Que entres a un living, a un comedor, a una barra y te des cuenta que hay un cuento que sale de lo común”, dice Mauricio. “Espacios atemporales que te hagan sentir que estás en un lugar único”.

La idea al final, es que quienes están ahí se sientan como en su casa. O mejor, entonces el desafío está en dar un servicio mayor. Prueba de ello es la florería que montarán el próximo año donde quienes vayan podrán degustar los más selectos espumantes mientras compran arreglos y ramos, o la barbería pensada para los hombres que quieran tener un nuevo look al tiempo que se toman un gin and tonic, para así seguir teniendo el sello de calidad y calidez que caracteriza sus emprendimientos.

Para leer más… Suscríbase a Revista SML
E-mail: [email protected]


BAJO PERFIL

LA TUVO EL TENIS HACE ALGUNOS AÑOS DE LA MANO DE RÍOS, GONZÁLEZ Y MASSÚ. TAMBIÉN EL FÚTBOL CON UNA CAMADA DE JUGADORES IRREPETIBLES Y DE PRIMER NIVEL QUE LLEVÓ A CONSEGUIR DOS TÍTULOS DE AMÉRICA, ALGO INÉDITO EN LA HISTORIA DE LA ROJA. AHORA TODO PARECE INDICAR QUE LE LLEGÓ EL TURNO AL GOLF DE TENER SU PROPIA GENERACIÓN DORADA.


Hay evidencia de sobra para sostener este presagio, fundamentalmente por dos jóvenes amigos de 18 y 19 años que están dando que hablar. Joaquín Niemann es el amateur #1. Este año recibió la medalla McCormack al golfista más destacado del año (honor que por primera vez recae sobre un latinoamericano), y clasificó para jugar en 2018 en el US Open y The Open Championship, dos de los cuatro majors del circuito profesional. Otro de los torneos denominados grandes es el Masters de Augusta, acaso el más tradicional de los certámenes, y donde sólo dos chilenos habían jugado en sus más de 80 años de historia. En abril de este año, Tomás Gana se transformó en el tercer golfista nacional en hacerlo.

Hay un factor común en estos jóvenes talentos que explica su exitoso presente y auspicioso futuro: su entrenador.
Eduardo Miquel fue destacado por la prestigiosa revista Golf Digest como uno de los mejores entrenadores del mundo. Pero él se mantiene lejos de los reflectores y rebota el brillo a sus pupilos. “Tengo la suerte de trabajar con jugadores muy disciplinados y que le ponen mucha pasión también”, dice en relación a una de las claves de su éxito. ¿La otra? Trabajo y dedicación. Miquel dirige y entrena en su escuela del Club de Polo y Equitación San Cristóbal, así como en el centro de alto rendimiento de la FCHG durante doce horas diarias. Aprovecha al máximo la luz de día y recorre junto a sus alumnos los 18 hoyos y las zonas para trabajos específicos. Aparte de Niemann y Gana, su academia cuenta con jóvenes promesas y otros más consolidados exponentes como Benjamín Alvarado, Guillermo Pereira, Claudio Correa, Antonia Matte y Jan Hellema, entre otros.

Miquel, de 36 años, lleva 10 como coach pero casi toda su vida como jugador. A sus golfistas, trata de transmitirles no sólo todos sus conocimientos técnicos, sino que la experiencia de saber qué siente un jugador bajo presión en ciertos momentos clave. La paciencia en esto es una de sus virtudes, algo de lo que carecía en su época de jugador, por lo exigente y autocrítico que era consigo mismo.

Hay muchos factores en la carrera de un deportista que determinan su éxito al largo plazo y al más alto nivel. Uno de ellos es la materia prima. Otro, el constante perfeccionamiento que sólo un entrenador de elite puede dar. En este caso, Chile cuenta con ambos factores para soñar con una generación dorada con Eduardo Miquel como el arquitecto de esta obra que recién está solidificando sus cimientos.

Una generación dorada no solo nace, también se construye.


MENOS ES MÁS

LOS OBJETOS QUE DISEÑA SU ESTUDIO BRAVO! -CONTEMPORÁNEOS, DE MATERIALES LOCALES Y NOBLES, ALEJADOS DE LA MORAL SOUVENIR- SON MUY VALORADOS EN MILÁN, LONDRES Y NUEVA YORK. Y ÉL ES CONSIDERADO UNO DE LOS DISEÑADORES CON MAYOR PROYECCIÓN A NIVEL MUNDIAL.


Texto Manuela Jobet Foto Sebastián Utreras

Mientras estudiaba diseño en la universidad Diego Portales, un francés le encargó idear un sistema móvil de lavado de autos. Se trataba de unos carritos de fibra de vidrio tipo Playmobil, que se movían por el centro de Santiago. Tiempo después, todavía estudiando, se hizo cargo del diseño del ya desaparecido restorán 191 en Santa Beatriz. Con esos dos proyectos implementados, decidió formalizar lo que hasta entonces era solo una idea: incorporar diseño al mercado local.

Así nació bravo!, empresa que fundó junto a su hermano Matías y su cuñada Sandra Pope. A 12 años de su creación, hoy con Rodrigo como Director Creativo, se ha posicionado como un vehículo de sustentabilidad en términos medioambientales, sociales, económicos y culturales en el diseño y fabricación de mobiliario, equipamiento y productos. A eso se suma el desarrollo y gestión de proyectos de diseño y arquitectura interior.

Restar. Esa es la premisa de todo lo que sale de ahí. Que las cosas funcionen en su línea de flotación mínima. Todo basado en una intensa búsqueda de materiales locales que son tratados con máxima simpleza. Maderas nativas, piedras de río, cobre y ahora último, combarbalita. “Siempre quisimos generar una propuesta contemporánea local y de calidad. Hoy hay mucho más desarrollo de lo local, pero cuando empezamos, eso no existía”.

Sus muebles en madera, trabajados con técnicas de carpintería tradicional, han sido exhibidos en importantes ferias internacionales. Con ellos se situaron en el mapa del mundo, pero con los años se dieron cuenta que exportar piezas tan grandes no era negocio. “Era carísimo. Además, obviamente el europeo se iba a inclinar por lo suyo antes que por lo chileno, que era una apuesta”. Fue así como aparecieron los objetos.

Y dieron el gran salto. La Familia es una colección de contenedores genéricos desarrollados artesanalmente en lenga y cobre. Estos objetos, que son a la vez piezas estéticas y cumplen fines prácticos, fueron presentados en la muestra de diseño Tent en Londres. El éxito fue absoluto. Gracias a eso salieron destacados en la revista Wallpaper y fueron parte del catálogo que año a año crea WGSN, una de las agencias de detección de tendencias más importante del mundo que marca pauta en el retail. Además, Elle Decor eligió a Rodrigo como uno de los cinco diseñadores con más proyección a nivel mundial.

¿Ha cambiado mucho el bravo! de sus inicios respecto al de hoy?
Sí, mucho. Nuestra filosofía inicial era ser simples y lúdicos, pero con el tiempo me he dado cuenta que, si bien el diseño no debe ser fome, lo lúdico en la parte doméstica y cotidiana se puede incorporar a través de otros elementos. Creo que el diseño tiene que ser algo un poco más profundo, de reflexión, y que aporte en la calidad de vida. En ese sentido ha habido una maduración importante en cuanto a lo que hacemos.

¿A qué responde la búsqueda de lo local?
Pienso que no estamos en Chile aleatoriamente, no es casual. Hay una lógica detrás de eso que hay que aprovechar, y verlo como un valor agregado en términos competitivos en el mercado nacional e internacional. No hacer diseño escandinavo desde acá, porque obviamente ellos lo van a hacer mejor que nosotros.

¿Hay un tema con la chilenidad detrás de eso?
No tengo un rollo con la chilenidad. Me parece que el tema de las fronteras y los bordes es algo muy reciente. Un poco postizo y plástico. Siento que tiene una finalidad más política y económica que cultural. Creo más en los límites geográficos que nos delimita y que en Chile funciona de manera muy clara. La búsqueda de materiales tiene más que ver con nuestra geografía, con los accidentes geográficos que son increíbles. Tengo una fijación con estar mirando materiales. Ése es mi método y parte de mi cuento. Por ejemplo, ahora estamos trabajando la piedra combarbalita, una especie de mármol volcánico que se ha encontrado solamente en Chile.

¿Qué te llamó la atención de esa piedra?
La vi en ciertas artesanías decorativas que para mí no tenían mucho interés porque eran medio souvenir. La investigué harto y vi un recurso, un material muy noble y elegante, y le di una vuelta más hacia lo funcional, arquitectónico, de diseño. Le dimos un poco de oxígeno al material y a la técnica y diseñamos piezas escultóricas de diferentes formas. Ninguna es igual a la otra.

¿Es difícil trabajar con materiales tan nobles?
En un minuto nos planteamos abrir un taller para poder controlar el proceso desde el inicio hasta la ejecución, pero nos dimos cuenta que era complejo. Eso nos llevó a entender la lógica de “pastelero a tus pasteles”. Nosotros diseñamos según lo que nuestros proveedores pueden hacer. Tenemos gente con mucha más experiencia en el manejo del material, de las herramientas y del método. Nos desvivimos buscando proveedores que son nuestra estrella, nuestras joyas.

¿Hay valoración en el mercado nacional por los objetos que hacen?
El mercado en Chile es súper chico, para todo. Por eso, pensamos que nuestro mercado es más amplio. El 90% de los objetos que tienen una carga conceptual interesante o diferente se manda a galerías de Europa y Estados Unidos. Acá nos hemos encontrado con que muchas veces la gente no entiende el trasfondo que hay detrás de las piezas. No hay mucha educación quizá. Y falta un tiempo para que los jóvenes, que sí la entienden, tengan el poder adquisitivo para comprarlos.

¿Se valora más tu trabajo en Chile luego de haber sido destacado afuera?
De cierta manera eso nos valida y entrega ciertos puntos extra cuando postulamos a hacer proyectos aquí. Es una buena herramienta de marketing, algo inconsciente quizá, pero también es seductor. Es bueno que la gente sepa.


EL AMANTE DE LA MASA MADRE

EL BELGA QUE HIZO SU PEQUEÑO IMPERIO CON EL MÁS PRIMITIVO Y BÁSICO DE LOS ALIMENTOS Y, A SU VEZ, EL MÁS DIFÍCIL DE HACER CORRECTAMENTE: EL PAN.


Texto Nina Mackenna Foto María Eugenia Irarrázaval

Alain Coumont (56) es atractivo, habla inglés con el esperable acento francés que lo vuelve casi una piedra Rosetta, no fuma, no consume azúcar electiva (le basta con la que viene oculta en prácticamente todos los alimentos procesados), se declara un experto en gluten y no se compra la paranoia anti-gluten que considera un gran negocio: “poner en una etiqueta de libre de gluten hoy, hace ganar plata.”

Para quienes aman el pan hecho con masa madre, cocinar a la antigua respetando los tiempos y procesos naturales, y la comida orgánica, la noticia de la apertura en Santiago de la cadena Le Pain Quotidien fue como una bendición. Hasta su primera sede en Chile, ubicada en Isidora Goyenechea y recientemente inaugurada, llegó su fundador Alain Coumont, el hombre que encarna el espíritu de este lugar de éxito mundial que partió en Bélgica en 1990 y que ya tiene más de 250 sedes repartidas en diferentes partes del mundo. Chile es el tercer país sudamericano en que se instalan, después de Brasil y Argentina.

Coumont se dio varias vueltas antes de visualizar su futuro ligado al pan. Trabajó en muchos restaurantes, aprendió de chefs llenos de estrellas Michelin, fue chef personal de millonarios y tuvo su propio restaurante en Bruselas. Fue ahí donde surgió, por necesidad y sin querer, el camino del pan. Tener buen pan para su restaurante fue el motor. De ahí en adelante todo es historia y anécdotas.

En su cadena Le Pain Quotidien no compran harina. La hacen ellos mismos, a la antigua. Tienen sus propios granos y hacen su propia mezcla.

Nos cuenta que en los últimos 40 años, el trigo ha sido alterado y modificado, y que toda esa mecanización de los procesos lo ha convertido en un grano que produce un gluten demasiado fuerte. “Con la selección y manipulación de los granos se ha creado un gluten que el organismo no es capaz de digerir bien”.

Aclara que el gluten no existe en el trigo y que es creado por el panadero cuando se mezcla la masa. Ahí se activan las proteínas glutelinas y la gliadinas con agua y se forma el temido término de moda, al que todo el mundo se está sintiendo súbitamente alérgico. “En Le Pain Quotidien usamos masa madre (proceso en que la fermentación se produce naturalmente en la masa), porque es un proceso mucho más lento que cuando se usa solo levadura envasada. El gluten entra en un estado que, para explicarlo de forma sencilla, es como que se pre digiere, se rompe. Si le sumamos que se mastique bien, el gluten se desarma y la proteína se puede digerir bien”.

 

Para leer más… Suscríbase a Revista SML
E-mail: [email protected]


EDWARD ENNINFUL

“DE GHANA A LA OFICINA MÁS CODICIADA DE LONDRES”. NO SE TRATA DE UN CUENTO POSTMODERNISTA CONFABULADO POR HOLLYWOOD PARA MOTIVAR JÓVENES A SEGUIR SUS SUEÑOS, SINO DE LA FASCINANTE Y DEL TODO REAL HISTORIA DE EDWARD KOBINA ENNINFUL, EL NUEVO Y FLAMANTE EDITOR DE BRITISH VOGUE.


Texto Richard Sharman Foto Getty Images

“Mr. Enninful es el primer hombre y primer africano en tomar las riendas de la publicación de moda más poderosa del Reino Unido”. Así anunció el NY Times el esperado cambio de mando que se llevaba herméticamente a cabo en las oficinas de Condé Nast y que se hizo público recién en abril de este año.

Nacido en Ghana, Enninful emigró junto a su familia al Reino Unido a los cinco años de edad. Lejos de su tierra natal, crecería rodeado de moda. No en pasarelas o exclusivas boutiques, sino en su forma menos tradicional y glamurosa: ayudando en el taller de costura de su madre, ubicado en Ladbroke Grove. Así desarrolló fascinación por los coloridos atuendos de la comunidad ghanesa en un Londres conservador y gris, expresividad que a su vez gatilló un único y desvergonzado estilo propio.

Nunca temió vestirse como guiaba su intuición, hecho que a los 16 años cambiaría su futuro del todo al ser “descubierto” y reclutado como modelo. Tan solo un año más tarde se encontraba tras las cámaras asistiendo producciones, junto a algunos de los estilistas más famosos de la industria, y dos años después, a los 18, recibía el cargo de editor de moda para la icónica i-D Magazine, consagrándose como la persona más joven de la historia en ocupar el cargo. Récord que aún mantiene.

Desde entonces ha pasado por Vogue, Vogue Italia y W Magazine, haciendo notar su presencia en un evidente énfasis narrativo-teatral, el cual, en su opinión, proporciona algo infaltable para la moda: contexto y emoción. Por supuesto, ha asesorado además a numerosas marcas, ayudándolas a redefinir exitosamente una línea editorial y mantenerse así relevantes en medio de una de las eras más dinámicas que haya atravesado la industria de la moda.

Para leer más… Suscríbase a Revista SML
E-mail: [email protected]


INDUDABLEMENTE, RODRIGO BAUZÁ ‘TIENE ÁNGEL’. Y CÓMO NO, SI PRÁCTICAMENTE DIO SUS PRIMEROS PASOS ENTRE LOS PARRONES PISQUEROS MÁS CODICIADOS DEL LIMARÍ, RODEADO DE ESA EXTRAÑA ABUNDANCIA QUE SURGE COMO OASIS EN MEDIO DE LA IMPLACABLE ARIDEZ NORTINA.


Texto Richard Sharman Foto Pato Mardones

Evidentemente algo de esos singulares parajes cordilleranos de su infancia quedaron marcados en su carácter, porque su mera presencia transmite ese casi extinto optimismo que perdura en los recuerdos de verano y uno que otro día viernes de fin de semana largo.

No es casualidad que las recepciones en su departamento sean de las más memorables de Santiago. El arte de entretener lo aprendió -como afirma él mismo- “por osmosis”, siguiendo el ejemplo de sus padres quienes juntos orquestaban inolvidables encuentros. “Familiares, amigos, amigos de amigos, amigos de familiares, pololas, pololos… mi casa estaba siempre llena de gente y mis papás eran lejos los mejores anfitriones porque sabían perfectamente cómo pasar de la planificación a la espontaneidad sin estresarse. La premisa era pasarlo bien… gozar. Por lo mismo fue que crecí con ese arraigo de la celebración y esa predisposición a la familia extendida. A mis amigos los cuido muchísimo y a mi familia también”. Bauzá escoge sus palabras con pinzas y escucha con detenimiento a su interlocutor, mirándolo a los ojos en una forma que solo en él no resulta intimidante sino cercana.

“Me gusta disfrutar la vida, pero no me interesa hacerlo solo. Ese afán por compartir es definitivamente herencia de familia pisquera. La camaradería es algo muy propio del chileno y si te fijas, donde más se da es en torno al pisco. Desde un pisco sour en el aperitivo a una piscola el viernes después de la pega: el pisco reúne a la gente y por eso me enorgullece tanto ser parte de esta tradición”.

Viste impecable y sin embargo en un par de horas viaja a Limarí con un periodista británico que está haciendo un reportaje acerca de sus preciadas uvas Moscatel Rosadas. Es un viaje que realiza al menos una vez por semana a la Hacienda Bauzá en Varillar, Monte Patria, por lo que sabe perfecto cuánto tiempo necesita para tomar el vuelo justo a tiempo y maximizar su día laboral. Su oficina en Santiago tiene un enorme pizarrón blanco en el que junto a su equipo va articulando y monitoreando a la marca como si se tratara de un episodio de Homeland. Los vidrios también están rallados y por todas partes hay cientos de botellas de los mejores destilados, vinos y licores del mundo. Sin que se le pida, se sube al escritorio para alcanzar uno y te muestra un imperceptible detalle de diseño que ha estado estudiando últimamente. Sin haber terminado, saca otra botella de una caja, esta vez una de Pisco Bauzá que no reconocemos. “Es la primera botella de Bauzá” -dice como si estuviese presentando a su hijo recién nacido-. Su entusiasmo es tal, que cualquiera cae rendido ante sus relatos pisqueros.

 

Para leer más… Suscríbase a Revista SML
E-mail: [email protected]


LA ACTRIZ REVELACIÓN

TIENE 28 AÑOS Y UNA CARRERA EN ASCENSO GRACIAS A LOS EXITOSOS ROLES QUE HA TENIDO EN EL ÁREA DRAMÁTICA DE MEGA. HOY, COMO AGUSTINA MACKENNA EN VERDADES OCULTAS, DA VIDA A UNA JOVEN QUE SUFRE EL ABANDONO Y EL RECHAZO AL NACER.


Texto Manuela Jobet Foto Sebastián Utreras 

El amor platónico de cientos de chilenos. Con esa frase uno se encuentra al poner su nombre en internet. Pero además de ser linda y sensual, es espontánea. Tiene humor, frescura y naturalidad para conversar y enfrentar la cámara. No por nada fue elegida Miss Simpatía cuando en 2011 participó en el concurso Miss Chile. Pero su desenvoltura sin complejos no siempre fue así. “En el colegio me molestaban mucho por flaca y me decían Helga Pataki, el personaje cejudo de los monitos Hey Arnold. Aunque eso me generó mucha inseguridad, de grande aprendí a usarlo a mi favor. Hoy estoy tranquila con mi imagen y soy más fuerte. Ese tipo de cosas no me botan”.

Debutó en televisión hace varios años en la serie juvenil El blog de la Feña, pero fue tras unirse a Mega en 2016 que su carrera de actriz empezó a agarrar fuerza. Primero en la teleserie Te doy la vida donde, aunque tuvo un rol secundario, deslumbró con su belleza de rasgos marcados. Hoy, con un protagónico en Verdades Ocultas -la exitosa teleserie de las 3 de la tarde personifica a una manipuladora, fría y caprichosa Agustina Mackenna. “Es un personaje al que le pasan cosas muy duras y atípicas. Para hacerlo he tenido que ahondar en mis lugares más oscuros, pero afortunadamente no le tengo miedo ni al abandono ni al rechazo”.

 Para leer más… Suscríbase a Revista SML
E-mail: [email protected]


LA ERA DE GREXIT

EN SUS MÁS DE DOS DÉCADAS A LA CABEZA DE VANITY FAIR, CARTER COMBINÓ, CON UN ESTILO ÚNICO, ROMPEDORAS IMÁGENES PROTAGONIZADAS POR LAS MAYORES CELEBRIDADES DEL STAR SYSTEM AMERICANO, CON UN PERIODISMO DE INVESTIGACIÓN TAN FRESCO EN LA FORMA COMO RIGUROSO EN EL FONDO. HACE POCOS MESES EL ANUNCIO DE SU RETIRO ESTREMECIÓ AL MUNDO EDITORIAL.


Son pocas las veces que al común de los mortales lo sobrecoge el afán de sacar su teléfono e instagramear a un total desconocido cual Sartorialist amateur. La ocasión puede ser gatillada por varios motivos, pero en la era del streetstyle, el estilo integral de una persona suele ser motivo suficiente para dejarse llevar. Conozcan o no a Graydon Carter, podemos asegurarles que es un personaje instintivamente instagrameable. El canadiense de 68 años ha sido el Editor de Vanity Fair durante un cuarto de siglo, y hace apenas unos meses estremeció a Conde Nast y al mundo editorial al anunciar su inesperado retiro.

Los meses entre el anuncio de su partida y la efectiva entrega de su cargo, han sido denominados popularmente como Grexit. Bajo su mandato, Vanity Fair supo convertirse en el híbrido que conocemos hoy: una de las pocas publicaciones capaces de compaginar extrema belleza sin sacrificar un ápice de contenido noticioso, relevante y de la más alta calidad periodística, posicionándose así como uno de los principales actores en cultura popular de nuestros tiempos.

Desde el primer retrato oficial de Caitlyn Jenner a Serena Williams desnuda con ocho meses de embarazo, o Mónica Lewinsky hablando de sexo oral, no hay portada de VF que no sea memorable, lo cual se debe, en gran medida, a la visión e inquebrantable carácter de Carter. Famoso por ignorar del todo el status quo, enfrentándose a algunas de las personas más poderosas del mundo con tal de mantener su integridad editorial, su archienemigo declarado es nada menos que Donald Trump, quien antes de ser el hombre más poderoso del mundo, era de por sí el más poderoso de Nueva York, por lo que enfrentársele requería, por decir lo menos, cojones. En una editorial del mes de junio, Carter se dirigió a los lectores de VF con una de las críticas más personales que haya recibido Trump por parte de un medio impreso, lo cual ciertamente pasará a formar parte de la historia norteamericana y mundial.

En cuanto a su estilo, tanto el pelo blanco y despeinado de científico loco, como sus impecables trajes a medida y chaquetas cruzadas en tonos pastel, solo han contribuido a enaltecer aun más su personaje: extravagante, altanero, pero indudablemente brillante. El centro de atención y maestro de ceremonia de las fiestas más codiciadas del mundo, el responsable de poner a fotógrafos de la talla de Annie Leibovitz en la cúspide de la fotografía, el Rey Midas de la moda y en fin, tantísimos títulos más.

Su inconmensurable legado será difícil de igualar, pero de seguro no entregará la antorcha de VF a cualquiera. El desenlace de esta historia está aún por verse.


RUIDOSA

Hace poco realizó su segundo concierto en vivo en Los Ángeles y eso es algo que pocos músicos chilenos pueden decir. Francisca Valenzuela brilla tanto en el mundo musical internacional como fuera de éste. En septiembre participó en el Ciclo de Música en Vivo de KCRW Chinatown Summer Nights, en el LA Weekly Stage, junto a The Electric Sound, Elle Belle y Dream Machine, entre otros y, a principios de octubre, fue parte del diverso cartel de voces latinas que homenajearon a la legendaria vocalista peruana, Yma Sumac, en “Voices of Xtabay: A Tribute to Yma Sumac”.

Fuera del mundo de las luces y los escenarios, Francisca dedica gran parte de su energía a Ruidosa Fest, el festival feminista multidisciplinario que fundó y hoy dirige, que combina música y activismo. Sin duda, sus dos pasiones. Ya ha tenido ediciones en México y Estados Unidos y a principio de año, en Chile. “Como organización nos consideramos feministas, entonces la base de lo que queremos trabajar para alcanzar la igualdad de género es el feminismo. Lo otro es identificar temas que sean importantes para la sociedad y que la sociedad pueda hacerse participe para lograr el cambio”, ha señalado.

Es por eso que en sus festivales participan importantes personalidades como Jessica Hopper, conocida por su exitosa carrera como columnista y crítica de música en diversas publicaciones, quien dio una charla compartiendo sus experiencias en un mundo dominado por hombres. Francisca Valenzuela también lucha por la participación femenina en la música, su fin: romper con el relato patriarcal que ella ve en la sociedad chilena. En fin, que las mujeres sean protagonistas sobre el escenario y debajo de él.


I T-BOY LATINO

CON MAS DE 2 MILLONES DE SEGUIDORES EN INSTAGRAM, JORGE LÓPEZ, EL ACTOR, BAILARÍN Y CANTANTE CHILENO, SE PERFILA RÁPIDAMENTE A SER UNA MEGA ESTRELLA INTERNACIONAL.


Una irrefrenable certeza de estar frente a un iluminado del espectáculo emana de Jorge López (1991) al observarlo, ya sea en su cuenta de Instagram, mirando en YouTube la reciente entrevista que dio a Pampita en la televisión argentina o asistiendo a alguno de los shows que recorren el mundo promocionando la exitosa serie Soy Luna de Disney Chanel. El tipo tiene ángel y se maneja como si hubiese nacido con la cámara enfrente. Y de alguna forma fue así. A los 3 años empezó a bailar y tempranamente supo que lo suyo sería la actuación. Contra el deseo de sus padres y con 17 años, dejó la casa familiar en San Felipe para emigrar a Santiago y estudiar lo que él quería, teatro. Rápidamente se insertó en el mundo de los comerciales de TV, estudió su carrera, trabajó en la serie juvenil de Mega, Decibel 110, apareció en los 80 de canal 13, hizo obras de teatro, etc. Este fanático de Michael Jackson encontró su oportunidad de internacionalizar su destino cuando se enteró por internet de un casting para la serie de Disney Channel, Soy Luna. Le resultó y el resto es sólo futuro. Vive en Buenos Aires desde hace 3 años. A mediados de diciembre termina de grabar Soy Luna -donde interpreta a Ramiro- y viajará a Europa con una gira que lo llevará por España, Francia, Italia, Alemania, Austria y Bélgica. En total, serán 4 meses ininterrumpidos de shows. Luego, será el turno de Latinoamérica, hasta octubre de 2018. Pay attention!


DISEÑO NACIONAL

HONESTO. ESA ES LA PALABRA QUE MEJOR PODRÍA DEFINIR AL DISEÑADOR INDUSTRIAL JUAN PABLO FUENTES, QUIEN POR ESTOS DÍAS DEDICA SU TIEMPO, TÉCNICA Y ESTILO AL PERFECTO UNCIONAMIENTO DEL ESPACIO NACIONAL DE DISEÑO, END, UBICADO EN EL GAM.


SIN TAPUJOS, SE RECONOCE COMO UN DISEÑADOR CON un sello más centrado en lo pragmático y lo técnico, o, como él mismo cuenta, como aquel que busca dar soluciones y no como uno más inclinado hacia lo artístico y que produce a partir de sus experiencias y emociones. Él va al fondo, produce y crea sin buscar olimpos de interpretaciones confusas sobre lo que se puede diseñar. Confiesa que su mayor satisfacción es sentirse orgulloso con lo que ha producido, aunque no se venda, aunque esté ahí sin dueño en un futuro próximo.

En un ambiente colorido, rodeado de objetos y obras que emanan la total dedicación que se entregó en cada una de esas creaciones, Juan Pablo nos recibe enérgico, vestido con colores sobrios que se contraponen de manera perfecta con sus zapatos negros. A pesar de lo interesante que puede parecer a simple vista por su forma de vestir, reconoce que él mismo se asume “como un hombre que se disfraza de diseñador”. De ser por él, usaría buzo todo el día, pero entiende que la ropa tiene un significado y un contexto, que hay que usar lo correcto dependiendo de la situación en la que uno participa. “Jamás iría al Baco con chalas”. De esta manera, es el vestuario la temática que por estos días lo tiene con la cabeza ocupada.

Juan Pablo Fuentes

Juan Pablo Fuentes

A mediados de julio recién pasado hizo el lanzamiento de su segundo libro, llamado “Nuevos Creativos Chilenos V.2” en las mismas dependencias del GAM en donde se encuentra END, o como él mismo lo llama, su “tienda-galería”. Este libro, a diferencia del primero, llamado “Nuevos Creativos Chilenos” y enfocado en el diseño industrial, apunta en sus hojas al vestuario. La proyección de los distintos estilos que se han ido dando en los chilenos se ha percibido fuertemente desde el retorno de la democracia y la continua apertura al mercado internacional que sostuvo Chile en la década de los noventa. “Antiguamente tú podías distinguir entre la multitud quién no era chileno; según su corte de pelo más sofisticado, las chaquetas, o con el diseño de las camisas tú podías decir si era argentino o europeo”, asegura convencido y argumentando que entre los motivos de esta mayor toma de riesgos al vestir está el acceso a las redes sociales y a Internet en general, que acabaron con la muralla simbólica que significaba la cordillera y el mar.

De igual manera, como sucede hoy en día con el diseño de las casas y de los espacios internos que la componen, Juan Pablo asegura que existe un público chileno que busca diferenciarse del resto. “Actualmente lo que se busca principalmente es que tu casa no se parezca a la de al lado”, realidad que también se puede ver en lo que escoge el chileno de hoy para vestir en su día a día.

 

END

END