Un diálogo entre la colección de mujer y hombre con una fuerte referencia en sus propios diseños de los años 90 y a los continuos viajes del equipo en busca de inspiración, este año a Japón. Sara Burton presentó solo 8 modelos, en su mayoría trajes perfectamente cortados, con la clásica irreverencia inglesa.