EL ARRAYÁN

UBICADA EN EL ARRAYÁN, LA CASA DE PÍA CUMMINS Y RODOLFO GUERRERO PARECIERA ATRAPAR LA LUZ DEL SOL SIN IMPORTAR LA ESTACIÓN. DE TECHOS ALTOS, MATERIALES SENCILLOS Y COLORES CLAROS, ES UN ESPACIO ETÉREO DONDE ADEMÁS DE AIRE PURO, SE RESPIRA LA RELAJADA ELEGANCIA QUE LOS CARACTERIZA A AMBOS. A LA LUZ SE INCORPORAN LOS SONIDOS DEL RÍO QUE COLINDA CON EL TERRENO, Y LA SILENCIOSA OMNIPRESENCIA DE LA MONTAÑA QUE SE TORNA DORADA EN EL ATARDECER, HACIENDO DE ESTA CASA Y SU JARDÍN, UN BINOMIO EN QUE LOS SENTIDOS SE REFRESCAN.


Texto Richard Sharman Fotos Sebastián Utrerass

“Crecí en una casa llena de objetos. Esta casa es todo lo contrario, quizás como una reacción inconsciente a la casa donde crecí. Intento acumular lo menos posible en todo orden de cosas, desde ropa a decoración y juguetes. Me regalaron el libro La Magia del Orden de Marie Kondo, y me inspiró. Si bien no es ni pretendo que esta sea una casa minimalista propiamente tal, sí quiero que sea ordenada y ligera. El resultado de lo que es hoy mi casa, que por lo demás sigue siendo ‘casa nueva’ en constante cambio, es producto de estarla viviendo intensamente en familia. Nos encanta vivir aquí en El Arrayán, estás a 10 minutos de Las Condes pero podría perfectamente ser pleno campo, por eso pensamos en una casa que permitiera mucha vida al aire libre, cocinar, recibir y pasarlo bien”.

La casa Guerrero-Cummins combina elementos nuevos y antiguos. Los banquitos de fuente de soda, por ejemplo, fueron comprados de a poco en distintos boliches de Santiago y dispuestos alrededor de una mesa carpintera.

 

Pía junto a sus hijos, Beltrán y Mateo.

 

Para leer más… Suscrí­base a Revista SML
E-mail: [email protected]


EL GOLF

EN UNO DE LOS POCOS EDIFICIOS ANTIGUOS QUE VAN QUEDANDO EN EL GOLF, TANTO EL DEPARTAMENTO DE JAIME VELA, COMO JAIME MISMO, LLEVAN UN RITMO OPUESTO AL DE LA VORÁGINE SANTIAGUINA QUE GRITA DESDE AFUERA. CAPITONÉ, CUERO Y TERCIOPELO EVOCAN CHOCOLATE, VINO Y JAZZ, POR LO QUE SI EL ESPACIO HABLARA, SERÍA CON LAS MELODÍAS MANTEQUILLOSAS Y LA INCONFUNDIBLE VOZ DE CHET BAKER. ENTRE TEXTURAS Y MATERIALES QUE INVITAN AL TACTO, ES UN ESPACIO QUE SUGIERE LA PERMANENCIA Y CONTENCIÓN DE UN BUEN LIBRO Y UNA COPA DE VINO. UNA COMBINACIÓN DE OBJETOS HEREDADOS Y ADQUIRIDOS EN VIAJES Y ANTICUARIOS EVIDENCIAN LA CURATORÍA ESPONTÁNEA DEL LUGAR, COMO TAMBIÉN LOS AFECTOS FAMILIARES Y AMISTOSOS DE LOS QUE SU DUEÑO DECIDE RODEARSE.


Texto Richard Sharman Fotos Sebastián Utreras

“SOY DE UNA PALETA CROMÁTICA reducida, más bien sobria, y creo que el color es la mejor herramienta con la cual guiar el flujo anímico entre un espacio y otro, marcando hilos conductores y quiebres en una casa. Viví en Boston y Buenos Aires, e inevitablemente traje conmigo ciertos estilos de esas ciudades al regresar a Santiago; no sólo en cuanto a objetos, sino a sensaciones generales y estados anímicos.

En mi casa no hay espacio para la chimuchina sin sentido, pero tampoco me gusta que los objetos sean meramente utilitarios, por lo que todos tienen una naturaleza práctica-romántica”. Algo que se repite bastante, en todos los espacios, son los retratos; óleo, carboncillo y fotografías antiguas, todas perfectamente enmarcadas e iluminadas que parecen vigilar desde los altos muros de este inusual departamento.

Vista desde el comedor: sobre la mesa una escultura de Sergio Castillo, “Orbe” y una cerámica de Samuel Román. Los cuadros tienen un denominador común: retratos oscuros, interrumpidos cuadros modernos que rompieran por abajo.

 

Vista desde el living: Cuadros de Carlos Páez Vilaró, y sobre la chimenea una obra del dueño de casa junto a un retrato de Francisco Corcuera.

 

Para leer más… Suscríbase a Revista SML
E-mail: [email protected]


SANTUARIO DE LA PRODUCTIVIDAD

A COMIENZOS DE AÑO, LA REVISTA FORBES PUBLICÓ UN LISTADO DE LAS 100 MEJORES COMPAÑÍAS DEL MUNDO EN OFRECER TRABAJOS DESDE LA CASA EN MODALIDAD MEDIO TIEMPO Y TIEMPO COMPLETO, ESTIMANDO UN AUMENTO DE UN 20% RESPECTO AL AÑO ANTERIOR. 


Con beneficios comprobados que incluyen un ahorro para el empleador de hasta us11.000 por empleado al año, y una disminución en el tiempo de traslado y desgaste emocional que eso implica, esta es una modalidad que en menos de lo esperado dejará de ser tendencia para convertirse en norma global.

para acompañar este cambio de escenario, lo primero y más importante es entender que el espacio en que trabajamos se traduce en la productividad que alcanzamos, y que por lo tanto nuestra home-office se vuelve nuestro santuario.

Fotos Pato Mardones Styling Mari Mackenna


PROVIDENCIA

EN UNO DE LOS EDIFICIOS MÁS CLÁSICOS DE PROVIDENCIA, PAZ Y EDUARDO HAN CREADO UN ESPACIO ÚNICO EN QUE CONVIVEN LAS INCREÍBLES HISTORIAS, ANÉCDOTAS Y ANTIGÜEDADES QUE HAN COLECCIONADO DURANTE SUS 53 AÑOS DE MATRIMONIO. 


Texto Richard Sharman Fotos Sebastián Utreras

Entre la sobriedad de materiales aparecen sin falta las chispas de humor y celebración que caracterizan a la pareja, evidentes desde el primerísimo encuentro con ambos al cruzar la puerta. Este es un hábitat definido no sólo por la elegancia de su acopio material, sino también por el incuantificable valor inmaterial tras cada objeto; desde la foto autografiada de Marilyn Monroe, a panteras de cerámica enlacada y enormes óleos de la aristocracia francesa, cada pieza tiene su historia, y no existen mejores narradores que sus mismos dueños para darles vida. Entre pesadas cortinas y enormes lámparas de lágrimas, aquí las reliquias francesas e italianas, lejos de intimidar al visitante, lo invitan a investigar, examinar y maravillarse.

“Este departamento tiene un tema no menor de luz eléctrica. Hay pocos enchufes, y los muros son tan gruesos que ponerse a romperlos es casi sacrílego. Por lo mismo es que los colores y texturas se acoplan muy bien a la luz solar y a cómo ésta varía durante el día. Tengo una relación cercana con los objetos por haber sido anticuaria durante muchos años. Viajaba a París y Roma a buscar las mejores piezas y las traía a Chile, aunque obviamente esto significaba que muchas veces ni siquiera alcanzaba a pensar en venderlas y me las quedaba. Es interesante el tema de los objetos, porque muchos se heredan, pero muchos se adquieren, y así se va dando una mezcla absolutamente representativa de la vida misma: un encuentro entre lo que te tocó y lo que eliges proactivamente para ti y tu propia familia. Soy maniática de la simetría, pero no pretendo en ningún momento vivir en un museo. Si tengo cosas lindas, es para que se usen; esta es una casa para la familia, para los amigos. Mi papá nos tenía prohibido sentarnos en ciertos sillones, tocar ciertas cosas, y a mí eso de “los objetos sagrados” me patea.

Nos encantan las visitas, nos encanta que vengan nuestros hijos, nietos y amigos y que usen nuestra casa… para eso está. Adoro cocinar, y la comida siempre reúne a la gente, pero todo cocinero sabe que para comer, cocinar no basta. También tiene que existir un espacio que se acople a todo lo que rodea la ocasión, haciendo del más simple almuerzo una memorable celebración”.

Para leer más… Suscríbase a Revista SML
E-mail: [email protected]


MAGDALENA BOCK Y GERMÁN MARGOZZINI

LAS CONDES

“ARQUITECTURA/ DISEÑO INTERIOR/ HOSPITALITY”. ASÍ SE LLAMA EL ESTUDIO DE INTERIORISMO DE GERMÁN MARGOZZINI; AUNQUE TRAS VISITAR LA CASA EN LA QUE VIVE JUNTO A MAGDALENA BOCK Y LAS HIJAS DE AMBOS, NINA Y GRACIA, NO HACE FALTA BAJADA ALGUNA PARA ENTENDER QUE SU ESPECIALIDAD ES JUSTAMENTE CREAR AMBIENTES QUE INVITEN A NO SER USADOS, SINO VIVIDOS: EL DISEÑO Y LA ARQUITECTURA AL SERVICIO DE LA HOSPITALIDAD. POR SU LADO, MAGDALENA ES LA ACTUAL DIRECTORA DE LA REVISTA ED, Y EN CONJUNTO HAN ACUMULADO SUFICIENTE EXPERIENCIA COMO PARA SABER QUE UNA CASA ES UN ESPACIO ORGÁNICO QUE CRECE CONFORME AL DINAMISMO DE QUIENES LA HABITAN.


Texto Richard Sharman Fotos Sebastián Utreras

Ubicada en un tradicional barrio de las condes, la pareja llegó a esta casa sin corredores ni anuncios, simplemente tocando timbres y preguntando si el inmueble en cuestioón estaba en venta. “siempre nos encantó esta ubicación y en particular esta calle, así que un día fuimos puerta a puerta preguntando si algo se vendía. Llegamos a la casa que más nos gustaba, y nos dijeron que no estaba en venta, pero que la del frente sí. Esa, la de al frente, es nuestra actual casa. Entramos a verla y yo de inmediato perdí todo interés: todo estaba pintado color mostaza y en general estaba muy poco cuidada. Germán, en cambio, que tiene un ojo infalible para estas cosas, en cuanto salimos me dijo: ‘ Maida, esta casa tenemos que comprarla ’. Confío plenamente en su ojo, así que me entregué. En ese momento éramos muy jóvenes y no teníamos la plata para ponernos a remodelarla de una, así que la hemos ido arreglando por proyectos, algo que también ha sido muy gratificante. Desde lo más micro a lo macro, remodelamos todo; fachada y jardín incluidos.

Comedor diseño de Germán Margozzini, sillas Sollos Brasil, lámpara Circa Lightning. Al fondo, sillas antiguas. En los muros, cuadro de Amalia Valdés, grabado de Matta y cuadro de Copello.

 

Magdalena Bock y Germán Margozzini y sus hijas Nina y Gracia.


Reina Sur

LA CASA EN COLINA DEL BANQUETERO JUAN PABLO JOHNSON ES UN PROCESO, NO UN RESULTADO. POR LO MISMO ES QUE SU DUEÑO SE REFIERE AL ESPACIO COMO UNA CREACIÓN EN CONSTANTE EVOLUCIÓN, CUYA GÉNESIS ES INTUITIVA Y DE RITMO PROPIO. ES UNA CASA DE DIFÍCIL DEFINICIÓN, INCLUSO PARA SU DUEÑO, QUIEN LA OCUPA RELIGIOSAMENTE DE JUEVES A SÁBADO HACE 27 AÑOS Y DONDE SE HACEN ADEMÁS, LOS MEJORES EVENTOS DE SANTIAGO. EN UN ESFUERZO POR DEFINIRLA TIRAMOS AL AIRE DESCRIPTORES COMO “ECLÉCTICO”, “ORGÁNICO”, Y OTROS SIMILARES, PERO LO CIERTO ES QUE TODOS LE QUEDAN CORTOS.


Texto Richard Sharman Foto Vicente García Mekis

Reina Sur es el nombre de esta casona de más de 200 años, convenientemente ubicada a sólo media hora de Santiago. Las dos palabras de su nombre le vienen como anillo al dedo a su acampada sencillez, cuyos colores desgastados rinden tributo tanto al paso del tiempo como al campo chileno, quienes le acompañan perpetuamente. Es una casa siempre abierta a amigos, llena de plantas y colores que invitan no a la contemplación sino al uso, como actores sobre un gran escenario. Cada pieza tiene una historia, y absolutamente todo lo que hay en la casa, se usa. “No me interesa que la casa sea de catálogo, sino que la gente se sienta bienvenida, la use y participe de sus espacios. Es una casa para vivir, para celebrar”.

Tras pasear por sus largos pasillos e inusuales espacios, nos queda claro que la Reina Sur y su dueño comparten, por sobre todo, una característica medular: la generosidad.