Bracey Wilson

MR. MARKETING

HAY PERSONAJES QUE DEBIESEN IR SIEMPRE ACOMPAÑADOS DE UN SOUNDTRACK AD-HOC. TAL ES EL CASO DEL ENIGMÁTICO BRACEY WILSON (51), QUIEN PARECIERA VIVIR EN UNA MELODÍA DE LOS AÑOS ’30 SACADA DE UN DISCO DE AL BOWLLY. EL NUEVO DIRECTOR DEL MASTER Y DIPLOMA EN DIRECCIÓN DE MARKETING DE LA UNIVERSIDAD ADOLFO IBÁÑEZ, ADEMÁS DE SER INSTANTÁNEAMENTE RECONOCIBLE POR SU CARACTERÍSTICO LOOK, SE DESTACA INTERNACIONALMENTE COMO UNA DE LAS EMINENCIAS EN MARKETING DE NUESTRO PAÍS, CON MÁS QUE SUFICIENTE MÉRITO A SU HABER PARA EMPRENDER LA TITÁNICA TAREA DE REDEFINIR Y PERFECCIONAR AL MARKETERO CHILENO DEL FUTURO.


Texto Richard Sharman Foto Sebastián Utreras

De andar pausado y pocas palabras, su currículum habla por sí solo. Durante ocho años fue Director Comercial para América Latina del grupo Saint-Laurent en Brasil, tras cuya venta regresó a Chile para asumir como Director de Marketing del gigante norteamericano Revlon. Ya en Santiago, de a poco fue expandiéndose y trasladándose múltiples veces alrededor del continente: primero como Country Manager para Chile y Argentina, con base en Buenos Aires, luego como Director Regional para toda Latinoamérica, con base en Ciudad de México, y finalmente como Director Global de Marketing a nivel mundial, con base en Nueva York. Hoy, lo que se trae entre manos es el ambicioso desafío de redefinir la formación y el alcance de los marketeros chilenos, erradicando por completo el perpetuado estigma del Marketing como una “ciencia menor”.

 

“Lamentablemente, la formación en marketing de Chile sigue siendo extremadamente débil; demasiado intuitiva y temperamental para lo que realmente necesita una compañía. Por lo demás, este fenómeno es bastante chileno, considerando que en países como México y Brasil -aquí al lado- el marketing es cuantitativo y empírico además de intuitivo. Por supuesto que el marketero no es una mente cuadrada; la creatividad efectivamente es su gran arma, pero necesita validar sus intuiciones y propuestas con factibilidad financiera y operativa, de lo contrario es un peligro organizacional. El marketing no es el departamento encargado de simplemente coordinar el evento o decidir si la promotora es rubia o morena: es una ciencia ingenieril, por lo que requiere ingenio aplicado”.

El renovado programa que ofrecerá a su cargo la UAI, plantea además una construcción transversal del conocimiento marketero para profesionales de otras áreas: “esta renovación ofrece tres programas: el Diploma en Dirección de Marketing, para profesionales como periodistas y diseñadores que no tienen una formación marketera formal pero necesitan un esqueleto inicial en el tema; el Magíster en Dirección de Marketing, que te da la musculatura para profundizar en temas de marketing y poner el esqueleto teórico en marcha, y el programa full, que son ambos programas”.

 

Para leer más… Suscríbase a Revista SML
E-mail: [email protected]

Share this post