Badilla Brothers

Badilla Brothers

TRAS LAS FUERTES CRÍTICAS RECIBIDAS EN CONTRA DE SU ÚLTIMO FILM, “MALDITO AMOR”, GONZALO Y SEBASTIÁN BADILLA SE DESPIDIERON DE CHILE Y SE FUERON A ESTADOS UNIDOS SIN TENER MUY CLARO SI IBAN A QUERER VOLVER ALGÚN DÍA. PERO VOLVIERON. MÁS MADUROS, MÁS ESPECIALIZADOS Y CON LAS MISMAS GANAS DE SIEMPRE DE HACER EL CINE QUE LES GUSTA.


“QUERÍAMOS ESTAR DOS AÑOS FUERA, DESAPARECIDOS del medio”, reconocen los hermanos Badilla de manera coral cuando se les preguntó acerca de su primera reacción tras las fuertes críticas recibidas por su última película. Pero es cierto también que mucho antes de dicha situación sus ojos ya estaban puestos en Estados Unidos. Querían perfeccionarse y conocer nuevos públicos. “Nosotros empezamos a mirar a Los Ángeles desde antes. Las críticas a nuestra película fueron el detonante para tomar la decisión”, asegura Gonzalo, el hermano más serio, que usa anteojos de marco grueso, que viste de negro y que ha dirigido las películas en las que actúa Sebastián.

“Yo soy ateo, pero creo en el azar”, interrumpe Sebastián, quien se define a sí mismo como el hermano más tiro al aire, explicando que la llegada a los Estados Unidos, haya sido por la razón que sea, fue resultado de ese azar. Uno de sus ídolos del cine de toda la vida y que lo inspiró a hacer películas es Adam Sandler. Llegaron a Los Ángeles con el fin de mostrar su trabajo, adquirir experiencias y conocer cómo funciona la industria del cine. Fue en esta búsqueda que dieron con el mismo Adam Sandler y su socio. Lo siguiente fue solo cosa de tiempo para terminar conversando con él, acompañándolo a diversos stand up comedy y terminar siendo invitados a conocer Happy Madison Productions, lugar de donde han nacido las comedias de Sandler como Jack y Jill, La casa de las conejitas y Como si fuera la primera vez.

“The Badilla Brothers” pasó a ser la forma como se referían a ellos dentro de las paredes de la productora que es parte de Sony Pictures. Los hermanos Badilla y su cercanía con el actor norteamericano no va solo por la admiración que le tienen, sino que también por la situación similar que viven cada vez que estrenan un nuevo filme. A pesar de la gran recaudación obtenida en cada cinta y de las extensas filas que llenan los cines, las críticas no son amistosas. “Sandler es una persona muy criticada por sus películas, pero todo el mundo las ve”, asegura Sebastián.

 

 

Aprendieron de su experiencia y del método que lleva al éxito. Sebastián entendió que para hacer comedia debe pasar por lo menos dos años haciendo stand up comedy y así lo hizo. “En Estados Unidos no existe ni un comediante de cine que no haya pasado antes por los escenarios del stand up comedy. De hecho muchos de ahí saltan al programa Saturday Night Live y después a la gran pantalla”, cuenta Sebastián. Gonzalo, por su parte, ingresó a estudiar al American Film Institute, un conservatorio por el cual han pasado figuras de renombre, como David Lynch. “Solo entran 28 personas de todos el mundo por año; es muy difícil entrar”. Cuenta que haber quedado en ese instituto fue gracias al apoyo que le dieron desde la productora de Sandler.

Por estos días los hermanos Badilla se mueven entre Chile y Estados Unidos concentrados en sus nuevas producciones, de las que se destaca una en inglés y de las cuales, por el momento, no quieren dar muchos detalles. Aseguran que vuelven al cine con una visión más madura y que en estas nuevas producciones están aplicando todo lo aprendido del stand up comedy norteamericano y del American Film Institute. Reconocen que su humor se ha sofisticado y que ya no tocan temas que se acercaban más al mundo adolescente, como en Mamá ya crecí o el Limpia piscinas, pero son categóricos en señalar que no dejarán lo que consideran parte importante de ellos mismos: la comedia.

 

Badilla Brothers

Badilla Brothers

Share this post