MAGDALENA BOCK Y GERMÁN MARGOZZINI

LAS CONDES

“ARQUITECTURA/ DISEÑO INTERIOR/ HOSPITALITY”. ASÍ SE LLAMA EL ESTUDIO DE INTERIORISMO DE GERMÁN MARGOZZINI; AUNQUE TRAS VISITAR LA CASA EN LA QUE VIVE JUNTO A MAGDALENA BOCK Y LAS HIJAS DE AMBOS, NINA Y GRACIA, NO HACE FALTA BAJADA ALGUNA PARA ENTENDER QUE SU ESPECIALIDAD ES JUSTAMENTE CREAR AMBIENTES QUE INVITEN A NO SER USADOS, SINO VIVIDOS: EL DISEÑO Y LA ARQUITECTURA AL SERVICIO DE LA HOSPITALIDAD. POR SU LADO, MAGDALENA ES LA ACTUAL DIRECTORA DE LA REVISTA ED, Y EN CONJUNTO HAN ACUMULADO SUFICIENTE EXPERIENCIA COMO PARA SABER QUE UNA CASA ES UN ESPACIO ORGÁNICO QUE CRECE CONFORME AL DINAMISMO DE QUIENES LA HABITAN.


Texto Richard Sharman Fotos Sebastián Utreras

Ubicada en un tradicional barrio de Las Condes, la pareja llegó a esta casa sin corredores ni anuncios, simplemente tocando timbres y preguntando si el inmueble en cuestioón estaba en venta. “siempre nos encantó esta ubicación y en particular esta calle, así que un día fuimos puerta a puerta preguntando si algo se vendía. Llegamos a la casa que más nos gustaba, y nos dijeron que no estaba en venta, pero que la del frente sí. Esa, la de al frente, es nuestra actual casa. Entramos a verla y yo de inmediato perdí todo interés: todo estaba pintado color mostaza y en general estaba muy poco cuidada. Germán, en cambio, que tiene un ojo infalible para estas cosas, en cuanto salimos me dijo: ‘ Maida, esta casa tenemos que comprarla ’. Confío plenamente en su ojo, así que me entregué. En ese momento éramos muy jóvenes y no teníamos la plata para ponernos a remodelarla de una, así que la hemos ido arreglando por proyectos, algo que también ha sido muy gratificante. Desde lo más micro a lo macro, remodelamos todo; fachada y jardín incluidos.

Lo entretenido es que la casa ha crecido con nosotros. Cuando la compramos queríamos tener hijos, y ese era el proyecto: que la familia creciera bajo este techo. Teníamos todo un plan de cómo iba a ser cada espacio, pero por supuesto… otra cosa es con guitarra: llegaron las niñitas y nuestros planes se adaptaron a la realidad y no a la teoría. Con hijos uno se va entregando a la espontaneidad, y como no nos interesa tener la casa perfecta sino un espacio que crezca y se adapte a cómo somos, estamos felices con el resultado”.

Comedor diseño de Germán Margozzini, sillas Sollos Brasil, lámpara Circa Lightning. Al fondo, sillas antiguas. En los muros, cuadro de Amalia Valdés, grabado de Matta y cuadro de Copello.

 

Magdalena Bock y Germán Margozzini y sus hijas Nina y Gracia.

Share this post