75 AÑOS DE JEEP

 LAS MEJORES AVENTURAS NO ESTÁN PAVIMENTADAS X SML

ESTE ES EL MANTRA QUE MEJOR RESUME LA TRAYECTORIA DE UNA DE LAS MARCAS MÁS ICÓNICAS Y ATEMPORALES DE LA HISTORIA AUTOMOTRIZ. SU DISEÑO Y NOMBRE SE PERPETUARON A TAL PUNTO QUE HOY SON LA REFERENCIA DE TODO 4X4, UNA CATEGORÍA DE ALTO INVOLUCRAMIENTO CONCEBIDA EN BASE TANTO A LA FUNCIONALIDAD COMO A LA PASIÓN POR ABANDONAR LO PREDECIBLE Y ENTREGARSE A LAS BONDADES DE LO INESPERADO.


dirección creativa y producción IPC STUDIO fotos sebastián utreras moda mari mackenna y gerri kimber maquillaje ROSARIO CARVALLO texto RICHARD SHARMAN agradecimientos hotel alaia

Icónico y atemporal, Jeep ha sabido mantenerse vigente en un mercado altamente dinámico sin sacrificar un ápice de su esencia aventurera, llevando además la galopante delantera en cuanto a innovación, tecnología, máxima potencia y confort.

El término Jeep® fue asociado por primera vez de forma pública a un vehículo, cuando el 16 de marzo de 1941 el diario Washington Daily News, informó que cuando le preguntaron al piloto de pruebas del primer prototipo de la compañía Willys-Overland, cómo se llamaba el vehículo que manejaba, él respondió: “¡es un Jeep®!”.

Hay quienes creen que el nombre viene de la pronunciación de las letras en inglés G.P., acrónimo para “uso general” (General Purpose), sin embargo la teoría más aceptada es que el vehículo y la marca tomaron el nombre de un personaje de cómic llamado “Eugene the Jeep” de la serie animada Popeye, que podía hacer de todo e ir a cualquier parte.

Desde las trincheras de la Segunda Guerra Mundial al sport-utilitario que conocemos hoy en día, cada modelo de Jeep tuvo además un rol protagónico en la historia contemporánea: El primogénito, Willys MB, por ejemplo, simbolizó el poderío militar de las tropas americanas durante la Segunda Guerra Mundial, tanto así que para Eisenhower, el avión Dakota, el portaaviones y el Jeep® Willys, fueron las tres herramientas que definieron la victoria de los aliados en el conflicto.

El General George C. Marshall fue aún más allá, declarando el modelo como “la mayor contribución de los Estados Unidos a la guerra moderna”. Más tarde, en 1945, se lanzarían los primeros vehículos para uso civil: con muy pocos cambios, el Jeep® Willys se transformó en el CJ-2ª, CJ siendo la abreviación de “Civilian Jeep®”.

Años más tarde el station wagon Jeep Wagoneer 63 y el Jeep Gladiator, serían pioneros en la transmisión automática. 1974 marcó la introducción del Cherokee: dos puertas, deportivo, con asientos tipo butaca, cuyos detalles deportivos encantaron particularmente a generaciones de conductores jóvenes, atraídos por el singular maridaje, nunca antes visto, de aventura y diseño.

En 1984, el Nuevo Cherokee inauguró el boom de los todoterrenos compactos al ser significativamente más pequeño y versátil que la competencia, único compacto con cuatro puertas y sistema four-wheel-drive.

Tres años más tarde se incorporaría el Jeep® Wrangler, único vehículo de producción continua que ha mantenido un diseño similar por varias décadas, cuya estructura libre y duradera era similar a la del CJ-7. Grand Cherokee se integra a la familia Jeep en 1992 con un éxito nunca antes visto, seguido por una serie de lanzamientos contemporáneos que reiteraron su supremacía en la categoría 4×4: Wrangler Unlimited en 2007, Grand Cherokee en 2011, New Cherokee en 2014 y Renegade en 2016.

Desde su llegada al mercado nacional en 1993, Jeep ha comercializado más de 40 mil vehículos, posicionándose como el epítome indiscutido del outdoor. Este año, los festejos de los 75 años incluyen la presentación de las ediciones aniversario de sus emblemáticos modelos, recién llegados a territorio nacional: Jeep® Wrangler, Cherokee y Grand Cherokee.

Todas las ediciones aniversario incorporan además una insignia exterior con el logo oficial de los 75 años, además de detalles en color bronce y naranja, interiores exclusivos, asientos con el logo de aniversario, entre otras características únicas de esta colección celebratoria.

 

 

Share this post