Premian a Rosé de Viña Maquis

CONSIDERADO UNO DE “LOS MEJORES ROSÉ DEL MUNDO”, ROSÉ 2017 DE MAQUIS ES ELABORADO A PARTIR DE LA CEPA MALBEC, PROVENIENTE DE LOS SECTORES MÁS FRESCOS DE ESTA VIÑA.


Viña Maquis presenta su vino Rosé 2017, reconocido este 2018 con 92 puntos por Descorchados y 91 puntos por Tim Atkin. Elaborado a partir de un 85% de malbec y un 15% de cabernet franc, las uvas utilizadas para su preparación -así como para el resto de los vinos de Maquis- provienen 100% de viñedos propios. “Un rosado que en boca muestra un equilibrio perfecto de sabores refrescantes y firmes con la acidez propia de un vino blanco”, afirma Ricardo Rivadeneira, Gerente General y Enólogo de Viña Maquis.

Destaca que gran parte de su proceso de vinificación es artesanal y manual, con el objetivo de que la uva sea intervenida lo menos posible y pueda mostrar todo su potencial a través del cuidado y profesionalismo que sólo el equipo de Viña Maquis puede entregar. “Las uvas de malbec y cabernet franc del Rosé 2017 fueron especialmente manejadas para lograr un balance natural en los viñedos, con el ?n de alcanzar un excelente potencial aromático y una boca fresca y elegante”, explica Ricardo Rivadeneira.

A lo anterior se suma que tiene un color rosa pálido, lo que se traduce en que “en nariz se presente elegante con aromas a arándanos crujientes y fresas silvestres en un fondo ?oral. Y que en boca sea jugoso y fresco con un ?nal limpio persistente”, complementa Rodrigo Romero, enólogo de Maquis.

Su gran versatilidad a la hora de maridarlo con distintos tipos de comidas y su baja graduación alcohólica hacen que el Rosé de Maquis sobresalga en su categoría. Único e irrepetible, es ideal para quienes buscan vinos o aperitivos frescos y frutosos, pues al tener solo 12 º de alcohol es liviano y contiene menos azúcar que otros.

El boom del rosé

Apodado por años el “patito feo” de todos los estilos de vinos, por ser uno de los menos apreciados por los entendidos y consumidores, hoy el rosé ha crecido sostenidamente en su consumo y muchos hablan de un boom. Las cifras lo avalan. Según la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) la producción y el consumo de vinos rosados ha registrado un incremento del 20% en la última década.

Share this post